Estira y afloja

El recorte, el PIB y las gasolinas

Luis Videgaray, secretario de Hacienda y Crédito Público, se vio obligado a dejar las cuentas alegres y enfrentar la realidad de una economía global con bajo crecimiento y una fuertísima caída de los precios del petróleo que afecta el ingreso fiscal. No había de otra más que implantar un recorte al gasto público.

Estimó que el ajuste por 124 mil 300 millones de pesos tendrá un impacto marginal en el crecimiento del PIB para 2015, por lo que mantuvo el rango entre 3.2 y 4.2 por ciento.

Sin embargo, el Grupo Financiero Banorte ya ajustó su estimado de crecimiento para el año y Gabriel Casillas, director general de análisis económico, lo bajó de 4 a 3.6 por ciento. Los analistas de Banamex solo apuntaron que su pronóstico se inclina a la baja y los de Bancomer no hicieron comentario al respecto.

Banorte resaltó que el recorte provocó una reacción negativa en la Bolsa Mexicana de Valores, cuyo Índice de Precios y Cotizaciones cayó 2.18 por ciento el viernes pasado. La menor inversión en Pemex y CFE “puede tener implicaciones sobre todo en emisoras de los sectores relacionados con infraestructura (ICA, Grupo Carso, Pinfra, Ohlmex), así como en las enfocadas en participar activamente en proyectos de energía (Alfa, Carso, Grupo México, Ienova) y materiales de construcción (Cemex, Mexichem). Derivado de lo anterior podemos esperar que continúe la elevada volatilidad en el precio de las emisoras antes mencionadas”.

Dentro de lo negativo hay un elemento que a partir de diciembre se convirtió en importante: el precio de las gasolinas que, como dice Bancomer, es mayor en alrededor de 60 por ciento al valor que tiene en Estados Unidos, y eso permitirá mayores ingresos fiscales.

Pemex Refinación informó que la gasolina Magna registró un precio ponderado de ingreso a Pemex sin tomar en cuenta el pago de impuestos de 8.2758 pesos. El precio al público es de 12.8597 pesos el litro, lo que significa que por cada litro que se paga, el fisco recibió 4.5821 pesos, más de 35 por ciento, lo que nunca antes se había presentado.

A su vez, la gasolina Premium, que tiene un precio al público de 13.7457 por litro, entregó a las autoridades fiscales 3.768 pesos por cada litro, una vez que el precio ponderado de ingreso a Pemex sin tomar en cuenta el pago de impuestos fue de 9.9777 pesos.

No hay cifras disponibles para enero de 2015, cuando el precio internacional del petróleo disminuyó sensiblemente. La expectativa es que los ingresos fiscales aumentaron más por la venta de gasolinas.

jesus.rangel@milenio.com