Estira y afloja

El protocolo electoral de Hacienda

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público, de Luis Videgaray, implementó el “protocolo electoral” para que los trabajadores tengan una herramienta de consulta básica sobre su actuación en el contexto de las elecciones federales de 2015. “Se pretende inhibir la comisión de conductas contrarias a la ley y concientizar sobre la importancia de la participación de todo el personal en las acciones preventivas de blindaje electoral”.

Se busca que conozcan las conductas contrarias a la normatividad rumbo a las elecciones del 7 de junio en el Distrito Federal, Baja California Sur, Campeche, Colima, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, México, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sonora, Tabasco y Yucatán, así como el 19 de julio en Chiapas.

Se pide a los trabajadores de la dependencia “no utilizar o permitir la utilización de recursos públicos para favorecer a algún precandidato, candidato, partido político o coalición”, ni utilizar artículos con propaganda de alguno de ellos dentro de las instalaciones laborales.

Para fortalecer la democracia, el personal de la SHCP “no debe amenazar a otro servidor público con despedirlo si no apoya a algún precandidato, candidato, partido político o coalición”; tampoco “practicar ni permitir el proselitismo dentro de las instalaciones laborales”, pero sí respetar “las preferencias y opiniones políticas de todas y todos tus compañeros” y denunciar “cualquier acto ilegal del que tengas conocimiento”.

En 10 páginas se señala qué conductas ameritan denuncia ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, de la PGR, y la Secretaría de la Función Pública.

Por ejemplo, exhorta a denunciar en ambas instancias a los superiores jerárquicos que obliguen a “ir a un acto proselitista” y a quien coloque propaganda política o electoral en un vehículo oficial. También al personal de la dependencia que realice “proselitismo dentro de su horario laboral en las oficinas de la dependencia”, que solicite permiso para realizar una colecta a favor de un candidato, que obligue a sus subordinados a asistir a un evento proselitista en horario laboral, que destine recursos de la dependencia para el apoyo de un candidato o si los mandos superiores de la dependencia “obligan a votar por una opción política”.

La SHCP pide a sus trabajadores “actuar con absoluta imparcialidad en la prestación del servicio, sin utilizar o permitir la utilización de los recursos públicos para fines partidistas o político electorales”.

Mañana le platico más.

jesus.rangel@milenio.com