Estira y afloja

La propiedad de hidrocarburos no cambió

El dictamen sobre la reforma energética hecho público por el Senado de la República está muy completo y explicativo, aunque no elimina la oposición ni las manifestaciones. De hecho, los senadores perredistas Dolores Padierna, Alejandro Encinas, Mario Delgado y Manuel Camacho solicitaron un amparo “contra todos los actos que integran el procedimiento legislativo” llevados a cabo sobre esta reforma.

Las 295 páginas del dictamen dejan en claro que los “hidrocarburos que se localizan en el subsuelo nacional son y serán siempre propiedad de la nación”, y que así deberá establecerse en todos los contratos o asignaciones que se otorguen a particulares en caso de aprobarse las reformas constitucionales.

Una vez extraídos estos recursos, sí se podrán utilizar como pago a los contratistas que participen en exploración y producción de petróleo, y éstos solo podrán “registrar como activos para efectos contables” las reservas de crudo, y no decir que son de su propiedad. Así se atiende uno de los señalamientos de trasnacionales petroleras de Estados Unidos y otras naciones.

Hay que señalar que México, o Pemex, una vez que extrae del subsuelo el crudo o el gas natural, los ha vendido al que quiera comprarlos. De hecho, poco después de la expropiación, aún dentro del gobierno del general Lázaro Cárdenas, se vendió petróleo al estadunidense William R. Davis, quien a su vez lo revendió a la Alemania nazi y a Italia. Fue una respuesta a los obstáculos para continuar las exportaciones de crudo mexicano, como recuerda Eduardo Suárez, entonces secretario de Hacienda.

Es obvio que ni Davis ni Alemania ni Italia eran propietarias del petróleo del subsuelo mexicano. Y así entiendo el dictamen de los senadores.

Habrá muchos que piensen lo contrario, que sí hay una privatización de la riqueza del subsuelo nacional, y creo que muchas de las inquietudes podrán solventarse con las leyes secundarias sobre el tema y la iniciativa de Ley de Expropiación que también está dentro del Senado de la República.

Ahí se podrían poner más candados, sanciones o eliminación de contratos firmados que se violen. Es muy claro lo señalado en el artículo 5 transitorio en el sentido de que las empresas privadas “podrán reportar para efectos contables y financieros la asignación o contrato correspondiente y sus beneficios esperados, siempre y cuando se afirme en las asignaciones o contratos que el petróleo y todos los hidrocarburos sólidos, líquidos o gaseosos, que se encuentren en el subsuelo, son propiedad de la nación”.