Estira y afloja

Las placas pueden tener "chip" de localización

Los directivos de Lazos Internacionales adoptaron una decisión estratégica al incursionar en el mercado mexicano de producción de placas metálicas y calcomanías de identificación automotriz, sin descuidar el de la impresión de documentos y formatos valorados de alta seguridad.

De acuerdo con el análisis de mercado, en los últimos años el sector gráfico del país está acaparado por empresas provenientes de Estados Unidos, Europa y Asia; entran a México más de 850 millones de dólares anuales en impresos, en su mayoría de origen chino, lo que se traduce en la desaparición de 20 por ciento de la industria nacional. “Creemos en México y en el negocio tradicional y de placas; seguiremos en competencia”, me dice Miguel Larios Méndez, director general de la empresa.

Lazos Internacionales genera 100 empleos directos y casi 300 indirectos, y mantiene un programa de capacitación constante de personal en países como Holanda, Francia, España e Inglaterra. “Contamos con una capacidad de producción para fabricar alrededor de 30 mil juegos de placas por turno, 90 mil juegos de placas por día, así como la impresión de 250 mil documentos paralelamente”.

El empresario afirma que con más competencia en un mercado tan cerrado como el de las placas, a quien se beneficia es al usuario, con productos más seguros y a mejores precios.

—¿La placa es infalsificable? ¿Se le puede poner chip para ubicarla en caso de robo?

—La placa es como un sándwich: tiene una capa de aluminio, una película reflectiva y después una capa transparente. Tiene muchas medidas de seguridad, entre ellas el grabado con láser, y las nuestras están por arriba de lo que marca la norma mexicana. Ese grabado está entre el aluminio y la capa transparente precisamente para evitar que se despinte o se falsifique… Y sí, sí se le puede incorporar a las placas un chip para ubicarlas en caso de robo o de accidente. Nuestra oferta tecnológica es superior a la que existe en México y competimos en cualquier parte del mundo.

—¿Van a abrir mercados externos?

—Desarrollamos nuestra propia tecnología para documentos oficiales valorados y en placas estamos por encima de la norma. Por lo pronto vamos a consolidarnos en el mercado nacional y después iremos a mercados internacionales. Cumplimos con todos los estándares del mercado global y estamos preparados.

Larios Méndez insiste en que la producción de placas metálicas y calcomanías es un mercado que se abre a la competencia, en el que “estamos para ganar a nivel estatal y nacional”.

jesus.rangel@milenio.com