Estira y afloja

Las pérdidas y subsidios de la CFE

Pocas veces hablamos de la situación financiera de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y siempre el enfoque es sobre Petróleos Mexicanos (Pemex). La razón es que la petrolera proporciona mucha más información que la CFE, aunque ambas son empresas productivas del Estado.

Ya sabemos que las cuentas en Pemex no han sido positivas, por muchas razones: caída en el precio del crudo de exportación, baja en la producción de petróleo y los vaivenes del precio del dólar, entre otras. La CFE, que dirige Enrique Ochoa Reza, no es ajena a las pérdidas.

En su reporte anual, hecho público ayer, reveló que en 2014 registró una pérdida neta de 46 mil 831.9 millones de pesos, 143.71 por ciento más respecto a 2012, cuando llegó a 19 mil 215.6 millones, y 24.71 por ciento por arriba de los número de 2013, cuando la pérdida alcanzó 37 mil 552.4 millones.

Al cierre del año pasado la CFE reportó que tenía 93 mil 942 empleados, cifra menor a la de un año antes, cuando la planta laboral fue de 95 mil 594 trabajadores; 79.5 por ciento de los empleados son miembros del Suterm. La empresa eléctrica dijo que su relación con los empleados es buena.

Otros números: los subsidios al cierre de 2014 representaron 86 mil 227.5 millones de pesos, contra 85 mil 770.3 millones de un año antes. El patrimonio de la empresa fue de 155 mil 500 millones de pesos en 2014 y sus activos totales alcanzaron un billón 175 mil 900 millones de pesos.

A diciembre pasado la capacidad total instalada de la CFE fue de 54 mil 577 MW, de los cuales 12 mil 851 son de productores independientes, con ventas totales de electricidad por 209 mil 253 GW/h.

Por tipo de generación, 12 mil 269 MW corresponden a centrales hidroeléctricas, 33 mil 904 a termoeléctricas, 5 mil 378 a carboeléctricas, 813 a geotermoeléctricas, mil 610 a nucleares, 597 a eoloeléctricas y 6 MW a fotoeléctricas.

La CFE, al cierre de 2014, contó con 218 centrales generadoras de energía eléctrica, incluidos productores independientes, en todo el país.

Cuarto de junto

Tiene razón el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, cuando dice en pocas palabras que la “noticia es que hay aprobada una reforma”, frente al pesimismo de muchos porque en la Cámara de Diputados el PAN “atoró” la reforma política de la capital del país votada favorablemente en el Senado.

Él prometió este cambio durante su campaña en 2012 y está confiado en que, vía negociaciones, saldrá adelante la reforma que dará autonomía a la Ciudad de México.

jesus.rangel@milenio.com