Estira y afloja

La mudanza de BBVA Bancomer/y II

El 6 de julio de 2009 se presentaron los proyectos arquitectónicos ganadores para la construcción de la Torre BBVA Bancomer y el Centro Operativo BBVA Bancomer, a cargo de los despachos Rogers Stirk Harbour + Partners y Legorreta + Legorreta para el primer caso y Skidmore, Owings and Merrill para el segundo.

Francisco González, presidente del español BBVA, dijo en su momento que la construcción de los nuevos inmuebles “es una muestra del compromiso del Grupo Financiero con México. Estamos convencidos de que ambos se convertirán en edificios emblemáticos para la Ciudad de México”.

La Torre BBVA Bancomer implicó una inversión de 650 millones de dólares. Tendrá 50 niveles de oficinas en 66 mil metros cuadrados más 3 niveles técnicos para 4 mil 500 empleados y 2 mil 800 lugares de estacionamiento en 7 niveles; la tecnología que se utilizará permitirá el ahorro de 30 por ciento en el consumo de agua y 25 por ciento de energía eléctrica.

La altura es de 234.85 metros en una superficie de 188 mil 777 metros cuadrados y 6 mil 613 metros cuadrados de terreno; se utilizaron 22 mil toneladas de acero, 42 mil 300 metros cúbicos de concreto, 36 mil metros cuadrados de cristal. Contará con helipuerto, auditorio para 250 personas, 40 elevadores, comedor para mil personas y 255 lugares para bicicletas.

Se estima que estará concluida en mayo próximo y que la ocupación y traslado de empleados y mudanza completa se presente entre junio y octubre.

El Centro Operativo BBVA Bancomer de Parques Polanco integrará toda la infraestructura tecnológica del grupo financiero. Está en su última etapa de terminación con 32 pisos y 63 mil metros cuadrados de oficinas; será sede para 4 mil 200 empleados con una inversión cercana a los 350 millones de dólares.

Por último, el Centro de Procesamiento de Datos (CPD) de Atizapán de Zaragoza se concluirá con una inversión cercana a los 300 millones de dólares. Trabajarán 750 empleados, pero en total se generarán 2 mil fuentes de trabajo en la entidad con las inversiones de la institución financiera.

jesus.rangel@milenio.com