Estira y afloja

Sospechosa licitación en Pemex

En julio de 2013 la consultora global AT Kearny, de Ricardo Haneine, entregó a Pemex su análisis sobre el costo-beneficio de comprar o arrendar alrededor de 50 mil computadoras para diversas áreas de la empresa productiva del Estado, entre ellas la Dirección Corporativa de Operación. Ahí se dice que la opción más viable es la adquisición de los equipos.

José Antonio González Anaya, director general de Pemex, tiene en su escritorio las diversas propuestas de contrato de la licitación sobre el suministro, instalación y puesta en operación de equipos de cómputo, misma que ya cuenta con un presupuesto de inversión aprobado por la Secretaría de Hacienda.

En la licitación internacional abierta convocada por Pemex participaron al menos siete empresas, entre ellas GNR Apoyo Estratégico, Comercializadora Teknodigital, Integradores de Tecnología, Soluciones Tecnológicas Especializadas y LDI Associats, que cumplieron con los requisitos solicitados, entre ellos líneas de crédito aprobadas y cartas de respaldo de los grandes fabricantes.

La licitación CAA-GCSSS-SESC-I173-2015, del 9 de diciembre del año pasado, exige la entrega en sitio, instalación, configuración y migración de información de las máquinas a sustituir; una garantía extendida de tres años que ampara desde defectos de fabricación hasta cualquier falla del hardware; atención inmediata en sitio y mesa de servicios las 24 horas; y en equipos móviles se debe integrar un sistema de servicio de software antirrobo, localización y borrado de datos remoto.

El contrato prevé una inversión que va de 705 millones a mil 298 millones de pesos. Para Pemex es urgente renovar los equipos adquiridos en 2009 y 2011 y contar con una infraestructura de tecnologías de información actualizada, con vida útil por lo menos de cinco años, además de reducir costos asociados al mantenimiento de las máquinas, riesgo de pérdida de información y mejora de la productividad del personal.

El punto es que dentro del nuevo equipo directivo de Pemex hay quien propone cancelar la licitación bajo la presunción de que hay sobreprecios en los equipos, sin revisar los procedimientos seguidos. La adjudicación de las ocho partidas se volvió a diferir, ahora para el próximo 23 de marzo; es la séptima vez que se hace desde el 17 de febrero, cuando se debió conocer el resultado.

Entre los participantes existe la sospecha de que se pospuso la decisión porque hay interés en beneficiar a otras empresas; si se cancela la licitación, la sospecha crece.

Por descanso, nos vemos el próximo lunes 28 de marzo.

jesus.rangel@milenio.com