Estira y afloja

La informalidad en México desde Ginebra

La 103 reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo, que se celebra en Ginebra, Suiza, analiza y discute entre sus temas centrales la transición de los trabajadores de la economía informal a la formal. Es un tema sensible en México, pero no se conoce a fondo la estrategia a seguir.

Pues bien, la reunión anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sirvió para conocer parte de las posturas empresarial y sindical de México. No hay una posición común para enfrentar esta compleja realidad social, económica y política que, lamentablemente, está contaminada en muchos aspectos por las organizaciones criminales.

El documento de trabajo de la OIT señala que la economía informal ocupa casi la mitad de la fuerza de trabajo del mundo, y constituye “un medio de su supervivencia para casi 80 por ciento de la población de muchos países en desarrollo”. En las naciones desarrolladas hay aumentos en la informalidad.

Otro elemento es que “cientos de millones de personas de todo el mundo residían en viviendas informales construidas sobre terrenos que poseían de manera informal. Se necesitan políticas que aborden la cuestión de los derechos de titularidad formal de viviendas y de otros tipos de activos, como construcciones agropecuarias, ganado y tiendas”.

El tema, como se ve, es muy, pero muy complejo.

En su carácter de delegado empleador mexicano, Francisco J. Funtanet Mange, presidente de la Concamin, dijo que la economía informal provoca un “empobrecimiento de la capacidad recaudatoria de los gobiernos”; que sirve como “válvula de escape social y económico” pero que “destruye a la empresa legal”; que “debe ser combatida y evitada, pues en muchos países se nutre de actividades delictivas” al vender productos robados, y que en México hay gran preocupación, porque “representa alrededor de 60 por ciento de la economía, situación que a través de los años ha lastimado el tejido social”.

No ofreció propuestas, aunque comentó que junto con el gobierno se combate la ilegalidad y se dan estímulos para la transición de la ilegalidad a la legalidad.

Salvador Medina Torres, delegado trabajador de México e integrante del Comité Nacional de la CTM, señaló que hay casos en que la actividad informal “subvenciona o sostiene de alguna modo la actividad formal”; que desde la “formalidad a veces se promueven redes productivas informales y el trabajo no registrado”, y que la transición a la formalidad no debe conllevar la “precariedad, la incertidumbre, la inseguridad y la inequidad”.

jesus.rangel@milenio.com