Estira y afloja

Se impone la austeridad presupuestal

El Congreso de la Unión ya aprobó la Ley de Ingresos 2015 con modificaciones importantes en las estimaciones de variables básicas para los criterios de política económica. En especial se acordó la baja en el precio del barril de petróleo de 82 a 79 dólares, lo que afectará el ingreso presupuestal, compensado en parte por un ajuste al tipo de cambio de 13 a 13.40 pesos.

La disminución del precio petrolero significa que los ingresos por este concepto serán menores en 23 mil 439 millones de pesos. Los ingresos presupuestales totales para 2015 serán entonces de 4 billones 694 mil 677 millones, mientras que los ingresos del gobierno federal serán de 2 billones 904 mil 11 millones.

Esas modificaciones al precio del petróleo y al tipo de cambio, o mejor dicho al precio del dólar, ¿serán suficientes para no descarrilar el ingreso presupuestal y la estabilidad económica? La respuesta más clara se encuentra en un dicho chino que reza: “Ahorita es muy corto el plazo para verlo”.

Muchos analistas dicen que está bien la previsión mexicana, porque hay que ser realistas frente a la baja en los precios internacionales del petróleo ante una mayor producción en Estados Unidos y en Arabia Saudita sin que el gran consumidor, China, muestre apetito alguno para engullirse los barriles.

Respecto al encarecimiento del dólar, apuntan que no es preocupante, porque la deuda pública frente al PIB no da señales de alarma y porque las empresas privadas pueden enfrentar el aumento en su costo financiero con mayores exportaciones. También dicen que no representa ningún problema para las importaciones de gasolinas y de alimentos.

Ahora los diputados tendrán que analizar el Presupuesto de Egresos 2015 y ajustar el gasto público. Es de esperarse también una política de austeridad en todos los órdenes, una vez que no aumentaron el déficit público. ¿Lo harán los diputados?

Cuarto de junto

La Concamin, que encabeza Francisco Funtanet, no firmó el desplegado impulsado por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), del que le informé ayer, por culpa de las telecomunicaciones, y póngale usted el nombre de cualquiera de las empresas que ofrecen el servicio. Resulta que el dirigente de los industriales se encontraba en la Cumbre de Negocios de Querétaro y no había señal telefónica. Los asistentes estaban totalmente incomunicados y nunca llegó el mensaje-consulta del CCE. Funtanet está de acuerdo con la necesidad de impulsar un pacto para fortalecer las instituciones del Estado y tajante asegura que no hay ruptura.

jesus.rangel@milenio.com