Estira y afloja

ICA huele a cementerio

Finalmente Empresas ICA, de Bernardo Quinta Isaac, presentó ayer a los inversionistas su reporte financiero anual 2016 y el correspondiente al primer trimestre del año. La situación de la empresa sigue delicada, crítica. Huele a cementerio para el corporativo y sus subsidiarias.

Los informes hablan de “crisis de liquidez”, de “incapacidad de pago de la deuda” y de ciertas obligaciones fiscales; de moratoria en el pago de intereses de bonos e instrumentos financieros por 197 millones de dólares y de deudas a proveedores por 5 mil 232 millones al cierre de 2016; de ejecución de garantías por parte de Deutsche Bank y Santander, y del riesgo de que un tribunal declare en quiebra a la otrora poderosa constructora.

La advertencia es clara: “si no tenemos éxito para consumar una reestructuración de deuda y para generar efectivo suficiente de actividades operativas para cumplir con nuestras obligaciones financieras y hacer inversiones de capital necesarias, se vería sustancial y adversamente afectada nuestra condición financiera y las operaciones actuales”.

En semanas pasadas, el corporativo anunció que buscaría el concurso mercantil previo acuerdo de reestructuración de la deuda con sus acreedores “para acelerar una salida exitosa” de esa opción en “etapa de conciliación”. Las negociaciones continúa.

El punto crítico con ICA es el reconocimiento del riesgo de que las “empresas concursadas puedan ser declaradas en concurso mercantil en etapa de quiebra”. De ser así, también se afectaría la tenencia accionaria de la familia Quintana y de todos los accionistas en general.

La información reveló que al cierre de 2016 la titularidad efectiva de consejeros y ejecutivos (incluso del fideicomiso de
administración) era de 10.87 por ciento. Ahí está la tenencia de Bernardo Quintana, Diego Quintana, Rodrigo Quintana y familia que alcanza alrededor de 9.2 por ciento. El fideicomiso citado alcanzó 2.29 por ciento y el fideicomiso de la Fundación ICA 1.37 por ciento.

La empresa informó que con el 1 de febrero se cumplieron las condiciones de cierre para la venta de las acciones de Túnel Diamante y Mitla Tehuantepec y que aumentó el monto efectivo de 8 mil 324 millones al cierre de 2016 a 8 mil 842 millones en marzo pasado.

Aseguró que algunas subsidiarias tienen adeudos de impuestos que provienen de octubre 2015.

Al 31 de diciembre de 2016 el adeudo de impuestos ascendió a 645 millones de pesos más 155 millones de actualización y recargos. En el primer trimestre de 2017 liquidó 268 millones.

jesus.rangel@milenio.com