Estira y afloja

Financiamiento político de Slim

En febrero de 1993, en la casa de don Antonio Ortiz Mena fue la cena con un selecto grupo de empresarios a los que se les pidió apoyo para la campaña política del PRI. A ese hecho se le conoce como el “pase de charola”.

Fue la primera vez que se conoció la contribución monetaria pública de empresarios a campañas políticas. A partir de ahí, siempre se ha señalado que Carlos Slim Helú apoya con recursos a partidos y candidatos por igual. Ni un peso más para éste o aquél.

Slim fue parte de los firmantes del Pacto de Chapultepec de septiembre de 2005 que, según sus propias palabras, “se trata de que sociedad y gobierno, sin importar cuestiones ideológicas, lleven al país a nuevos estadios de desarrollo”.

Los candidatos presidenciales suscribieron el acuerdo, aunque Manuel Espino, presidente del PAN, acusó al empresario de financiar a Andrés Manuel López Obrador.

Hay que recordar también que Donald Trump, en octubre del año pasado, dijo que Slim financiaba a Hillary Clinton. Y bueno, seguramente ya como parte del anecdotario político del país, en enero de este año se propuso en las redes sociales a Slim Helú como candidato presidencial en 2018.

Esto viene a cuento porque en mayo y junio las empresas registradas en la Bolsa Mexicana de Valores han hecho públicos sus informes relacionados con el combate
a la corrupción y han reafirmado sus códigos de ética.

Grupo Carso, la madre del imperio Slim, afirma en su código “que todos nosotros somos libres de apoyar a las organizaciones comunitarias, causas políticas, religiosas o caritativas de nuestra elección, siempre y cuando pongamos en claro que los puntos de vista y acciones son a título personal, mas no los de la empresa”.

A su vez, América Móvil (AMX), la joya en valor de mercado de Carlos Slim, establece que la empresa “no tiene afiliación ideológica, política ni partidista alguna”, que todos los empleados “gozan de la más absoluta libertad para ejercer sus derechos políticos sin que puedan ser presionados —directa o indirectamente— para hacerlo en favor de un partido o una persona específica. No obstante, a efecto de permitir que la empresa cumpla con las disposiciones legales que le son aplicables, la participación de nuestros empleados en cualesquiera procesos políticos y/o electorales deberá ser estrictamente a título personal, fuera del horario de trabajo y sin hacer referencia expresa o implícita alguna a AMX, y no podrá involucrar bajo ningún supuesto el uso de cualesquiera recursos financieros u otros bienes o activos de la empresa”.

jesus.rangel@milenio.com