Estira y afloja

Entre el ébola y el IPN

¿Cómo enfrentará MetLife el problema de la epidemia de ébola? María R. Morris, vicepresidenta ejecutiva de la unidad de Beneficios Globales para Empleados de la aseguradora mundial, dijo que a escala global hay líderes que enfocan sus esfuerzos a enfrentar esta crisis de salud.

“No puedo predecir qué pasará con el ébola, pero basada en hechos del pasado, estoy segura de que encontraremos la manera de trabajar correctamente con los gobiernos para encontrar fórmulas positivas de atención. Lo hicimos con la epidemia de la influencia AH1N1 a escala mundial y en México”.

La directora general y presidenta del consejo de administración de MetLife México, Carmina Abad Sánchez, señala que se mantienen como líderes en el sector asegurador mexicano atendiendo a más de 9 millones de personas, y que junto con la Fundación MetLife han donado más de 100 millones de pesos “para generar una diferencia positiva en la educación y el fomento de hábitos de vida sana en beneficio de más de 28 mil niños, jóvenes, maestros y padres de familia en prácticamente todos los estados del país, con 128 proyectos apoyados a través de 71 organizaciones de la sociedad civil”.

Morris y Abad Sánchez afirman que la empresa continuará con sus esfuerzos de responsabilidad social en México en campos diferentes, como salud, educación, medio ambiente, cultura, desarrollo personal y familiar e inclusión financiera.

“Queremos contribuir a fortalecer la clase media en México, a ampliar la educación en general, en particular la educación en salud, la lucha contra las adicciones y favorecer el acceso a productos financieros a toda la sociedad; en inclusión financiera invertiremos 200 millones de dólares en los próximos cinco años en todo el mundo para incorporar los beneficios del seguro entre todas las clases sociales”.

Sin duda, los temas de salud y educación, entre otros, son de gran importancia para México, por eso me llama la atención que los estudiantes del IPN cambiaran sus demandas académicas iniciales para convertirlas exclusivamente en políticas. Si el tema es académico, la presencia del secretario de Educación, Emilio Chuayffet, es suficiente, incluso para abordar el tema financiero.

Lo demás es grilla barata de los estudiantes, aunque, claro, se puede apreciar que la intención es irse más allá en su paro y perder el semestre. El mensaje que dan es de mantener una pobreza académica en una institución que merece la excelencia y que ha impulsado a mexicanos de primer nivel con reconocimiento nacional y del exterior.

jesus.rangel@milenio.com