Estira y afloja

El dictamen de la reforma petrolera y las inversiones

Llegó la hora. Hoy a las 10 de la mañana se entregará a los senadores integrantes de tres comisiones legislativas el dictamen de la reforma petrolera y tendrán 48 horas para leerla, estudiarla, analizarla y hacer anotaciones al calce. El domingo se reunirán para empezar la discusión pública.

En algún momento sabremos si realmente se incluyen en el documento contratos de producción compartida, lo que significa permitir a particulares nacionales o extranjeros tener en propiedad una gota o cientos de barriles de petróleo, o si se respeta el compromiso 54 del Pacto por México, en el sentido de que se mantendrá en manos de la nación la propiedad y el control de todos los hidrocarburos.

Todavía ayer las discusiones senatoriales privadas estaban en niveles explosivos. Los del PRD protestaban, además de lo conocido, por el hecho de que aparentemente su propuesta no fue tomada en cuenta en el dictamen, una vez que el documento solo incluye las propuestas de reforma constitucional presentadas por el PRI y el PAN.

César Camacho, el líder del PRI, asegura que la propuesta de su partido sí honrará el compromiso adquirido en el Pacto, y que ninguna de las empresas que participen en los proyectos derivados de la apertura petrolera podrá incluir en los contratos que firmen la propiedad de “ningún barril de petróleo”.

Como sea, la atención pública nacional y extranjera, de especialistas y no, estará sobre lo que se informe en el Senado. Ya son horas para saber qué tan profundo es el cambio.

El doctor Ernesto Marcos, socio fundador de Marcos y Asociados, Infraestructura y Energía, recuerda que la inversión proyectada en Pemex Exploración y Producción (PEP) entre 2013 y 2017 promedia 397 mil millones de pesos anuales, y que la apertura de la industria petrolera a particulares podría incrementar las inversiones en el sector 2.3 por ciento del PIB adicionales a las que realice Pemex. La inversión privada sumaría entre 2014 y 2020 un billón 657 mil millones de pesos y la presupuestal de Pemex 2 billones 696 mil millones.

También dice que la petrolera mexicana se propone explorar cinco yacimientos potenciales de gas de lutitas vía contratos de servicios denominados laboratorios de campo, mediante los cuales se asignan áreas para que sean exploradas por empresas de servicios, por cuenta y orden de Pemex. Las áreas propuestas, que se ubican en la Cuenca de Burgos son Nómada, con 146 kilómetros; Montañés, 119; Biosfera, 135; Anhélido, 100, e Imperio, con 120 kilómetros.