Estira y afloja

Que descanse en paz Lorenzo Zambrano

Lorenzo Zambrano, presidente y director general de Cemex, falleció ayer en Madrid. El 2 de mayo escribió en su cuenta de Twitter: “Que pasen un buen fin de semana!!”, como muchas veces lo había hecho.

Era un empresario emprendedor, triunfador a pesar de la severa crisis financiera que obligó a reducir el tamaño de Cemex, la multinacional mexicana reconocida prácticamente en todo el mundo.

Ese 2 de mayo, Zambrano compartió en su cuenta un artículo sobre la innovación en las organizaciones, y dijo: “Coincido con el profesor Tortoriello al afirmar la importancia que tienen las redes internas para impulsar la innovación… El autor identifica distintos roles en las organizaciones para entender, adquirir y aprovechar el conocimiento… Siguiendo esa visión, en Cemex hemos fomentado el uso de redes sociales empresariales, lo que ha dado resultados muy positivos”.

El abogado y empresario Ernesto Rubio del Cueto me lo presentó hace muchos años, y en varias oportunidades platicamos hasta del tequila. Tuvo una visión muy clara de lo que sucedía en el entorno nacional y, claro, en la industria del cemento y en Cemex.

El pasado 30 de abril comentaba en Twitter los resultados financieros de la cementera: “Logramos un incremento de 15 por ciento en nuevo flujo de operación respecto al año anterior… Estos logros son resultado de mayores volúmenes de ventas en la mayoría de nuestras regiones… Continuamos mejorando nuestro perfil de deuda y mantenemos nuestra disciplina para seguir obteniendo eficiencias operativas… Gracias el esfuerzo de nuestro gran equipo, Cemex está hoy en una gran posición para seguir generando valor!!”.

También debo decir que tenía una muy amplia cultura por el medio ambiente y que con frecuencia exhortaba a “hacer algo por mejorar nuestro planeta. ¡Seamos proactivos!”.

Me explicó en su momento que en los hornos cementeros podrían quemarse llantas, por ejemplo, para evitar que se tiraran en cualquier parte y afectaran el medio ambiente. Encontró la tecnología para hacerlo, después promovió en Cemex el desarrollo de materiales de construcción con menor impacto ambiental y usar combustibles alternos y energías renovables como materia prima.

Lorenzo Zambrano dejó huella empresarial, en el Tec de Monterrey y en las comunidades más apartadas del país. Fue gran promotor social para que por lo menos el piso de las casas fuera de cemento y cientos de viviendas paupérrimas lo tienen por su promoción y búsqueda de apoyo con otros empresarios. Descanse en paz.

jesus.rangel@milenio.com