Estira y afloja

La demanda penal de Pepsi

La multinacional estadunidense Pepsico Inc. presentó en el Distrito Federal una denuncia penal de gran importancia y que, me parece, la Procuraduría General de la República (PGR) debería ampliar la investigación.

El caso se hizo público a través de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI) porque la empresa de alimentos y bebidas, productora de Quaker, Gatorade, Frito-Lay y Pepsi-Cola, entre otros, presentó la demanda una vez que en Torreón, Coahuila, usaron el nombre del dominio en internet para cometer probables fraudes.

La historia es así: la empresa Camimex Ventas de Torreón, abrió la página pepsico-mexico.com el 10 de diciembre de 2014 “haciéndose pasar por una fundación que forma parte del grupo Pepsico, induciendo al público al error”.

Esa empresa le hizo creer a los consumidores que, “a través de un depósito en una cuenta, se le va a entregar un automóvil en remate”, según la denuncia de Pepsico. El vehículo se entregaría en la fábrica de la refresquera ubicada en Vallejo.

Esta es la razón por la que presentó una demanda penal ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal el pasado 9 de enero, bajo la presunción también de que se “está realizando un fraude en México” con el nombre del dominio.

El experto de la OMPI designado para analizar el caso, Pablo A. Palazzi, comprobó que la demandada registró la dirección de internet con la “intención de atraer al público consumidor con ánimo de lucro y crear confusión con la marca del demandante... Implica también un uso de mala fe del nombre del dominio en disputa”.

Determinó que el dominio antes citado se transfiera a Pepsico.

Ese es el caso en pocas palabras. Creo que la PGR debe investigar por dos razones centrales: la palabra Camimex suena al acrónimo de Cámara Minera de México, lo que también es un engaño, y el hecho de vender autos en remate huele a lavado de dinero y crimen organizado.

Cuarto de junto

Telmex venderá a partir del 20 de mayo en todo el país la computadora de bajo costo Endless, que tiene su propio sistema operativo y puede utilizar cualquier televisor con HDMI como monitor; busca llegar a comunidades que no tienen acceso a este tipo de tecnología.

Matt Dalio, CEO de Endless, dice que “la intención primaria no es hacer la computadora más barata del mercado, sino la más accesible para que el dispositivo cambie tu vida para siempre”. Se venderá en 2 mil 799 pesos la de 32 gigas eMMC y SD, y a 3 mil 899 pesos la de 500 gigas disco duro.

jesus.rangel@milenio.com