Estira y afloja

Los dados cargados en Pemex

José Antonio González Anaya, nuevo director general de Petróleos Mexicanos, llega con los dados cargados y sin problema atenderá la instrucción del presidente Enrique Peña Nieto sobre el fortalecimiento financiero y productivo del corporativo, en un contexto de bajos precios internacionales del crudo.

En primer lugar, Luis Videgaray, secretario de Hacienda y Crédito Público, ya no pondrá tantos "peros" a las solicitudes del titular de Pemex y capitalizará la empresa.

Lo más probable es que no tenga mayores problemas con el sindicato y su líder Carlos Romero Deschamps, con quien deberá negociar la aceptación del despido, recorte o jubilación de aproximadamente 20 mil trabajadores a cambio del apoyo financiero. La relación entre González Anaya y el dirigente sindical es más que afectuosa.

En cambio, la de Videgaray con el anterior titular de Pemex, Emilio Lozoya, ya era ríspida y a cualquier petición prácticamente la respuesta hacendaria era "no". Lozoya entendió que era mejor renunciar, por bien de Pemex y del país en general, dada la importancia de la empresa productiva.

Si no fuera por la caída de los precios petroleros a partir de agosto de 2014, no estaríamos viviendo este cambio. Los flujos de efectivo más bajos afectaron las inversiones en activos productivos, que bajaron de 17 mil 500 millones de dólares en 2014 a aproximadamente 13 mil millones este año, y con tendencia más negativa.

Pemex tiene un elevado apalancamiento financiero y una carga fiscal alta. Se prevé que la deuda represente este año 150 por ciento o más del capital social. Si se agrega el tema de las pensiones, el porcentaje sería mucho mayor.

González Anaya deberá enfrentar esa situación y reunirse en breve con el líder sindical. Lozoya le dejó un camino abierto para cumplir con otra instrucción presidencial, la de esquemas de asociación e inversión con el sector privado, nacional y extranjero.

CUARTO DE JUNTO

Ricardo Gallardo Juárez, alcalde de la ciudad de San Luis Potosí, confirmó su intención de quitar la concesión del servicio de recolección de basura a la empresa Vigue Red Ambiental. Sin embargo, regidores de PRD, PRI, PT y PAN se negaron a firmar un acuerdo para rescindir el contrato; saben que implicaría pagar una indemnización estimada en 196 millones, que se sumaría al adeudo por 99 millones de pesos, y piden conocer a fondo los efectos legales de la decisión.

jesus.rangel@milenio.com