Estira y afloja

El cuarto de crisis y el petróleo

Es obvio que el cuarto de crisis del gobierno, que analiza la estrepitosa caída de los precios del petróleo y su efecto en la economía nacional, no la tiene fácil.

Sin embargo, los escenarios de solución parten de hechos favorables: no hay una desestabilización económica como en crisis pasadas con altos niveles de inflación y deuda externa, déficits en las finanzas públicas y desequilibrios fuertes en la balanza de pagos con bajos niveles de reservas monetarias, por citar algunos elementos.

Hoy se cuenta con herramientas que coadyuvan a tomar decisiones no precipitadas o populistas. Es probable una reducción en los gastos de Pemex, incluso de inversión, y el punto fino será ajustar los proyectos de Pemex Exploración y Producción en aguas profundas con altos costos.

Creo que también habrá que apretarse más el cinturón, tanto en el gobierno como en los estatales y municipales, además de los grandes corporativos privados. Reducir costos para que esta crisis petrolera no contamine los fundamentales de la economía que dentro de todo están estables o bajo control.

Ayer, la subsecretaria de Hidrocarburos, Lourdes Melgar, reconoció que México "está entrando a la fase más profunda de la caída de los precios del petróleo. Es muy probable que en los próximos días veamos precios más bajos y empiece la limpieza del mercado, donde salgan del mercado los barriles (de petróleo) que no son competitivos", porque sus costos son más altos que los precios internacionales.

Destacó que hay analistas que ya mencionan precios de la mezcla mexicana de petróleo de 15 dólares por barril. "Esperemos que no lleguemos a esos niveles, pero sin duda la señal que vimos marca esa tendencia a un precio muy bajo".

Esa es una realidad del mercado internacional, no de una crisis netamente mexicana, interna. La economía mundial sigue débil, continúa la especulación en los mercados financieros, que afectan, entre otras cosas, el tipo de cambio y las tasas de interés.

Esa mezcla es la que domina, y la que está en el cuarto de crisis.

CUARTO DE JUNTO

El 18 de junio entra en operación el nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio en todo el país, y todo indica que Miguel Ángel Mancera y su gobierno ya están preparados para implementarlo. Los juicios orales en la Ciudad de México iniciaron en enero de 2015; se ha capacitado a más de 70 mil servidores, más de 70 mil policías, 3 mil 283 elementos de la Policía de Investigación, más de 360 de la Defensoría de Oficio, y a la mayoría de los jueces.


jesus.rangel@milenio.com