Estira y afloja

Corrupción con la basura; cohecho con Duarte

Para prácticamente todos los mexicanos los ilícitos de que se acusa a varios ex gobernadores (Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo) son hechos de corrupción. Pocos saben que son delitos por peculado, por uso indebido de recursos públicos, como es el caso del ex gobernador de Veracruz Javier Duarte.

También pocos saben que el tema de la corrupción es tan complejo y sofisticado que ni la ONU, la OCDE o el Banco Mundial tienen un criterio único de definición. En algunos países los “pagos de facilitación” como la entrega rápida de algún documento no es corrupción y en México sí, aunque es común su práctica.

“En México hay un sistema de costumbres corruptas de difícil solución, como el recoger la basura, los viene-viene, los cuida coches para que no ponchen las llantas. El servicio de recoger la basura es del gobierno, pero las reglas del juego te obligan a pagar al del carrito; ésta es una batalla perdida”.

El abogado Hugo López Coll platica del tema, del que es especialista. Se graduó en el ITAM y estudió una maestría en derecho en la Universidad de Columbia; está reconocido como uno de los principales conocedores del tema dentro y fuera del país. Actualmente es socio del despacho de abogados Greenberg Traurig, LLP, en Ciudad de México.

Integra un equipo de abogados que asesoran a clientes en asuntos relacionados con la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA), la Convención de la OCDE y la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, y ha representado a compañías que realizan negocios en Latinoamérica en la estructuración e implementación de políticas en materia anti-corrupción, así como en diversas investigaciones corporativas.

– ¿Por qué lo de Javier Duarte no es corrupción?

– Para ser corrupción tiene que estar presente el delito de cohecho donde un particular entrega un objeto de valor a un funcionario para obtener una ventaja. Puede ser que exista, pero ¿dónde está la empresa mala o la licitación indebida? Es peculado porque hasta donde se sabe, usó directamente los recursos públicos para su beneficio personal. No utilizó a terceros para tener un beneficio indebido y, en su caso, hay que comprobar la corrupción. El robo o peculado no se puede categorizar como corrupción. Se habla de corrupción en términos impropios porque no hay soborno o una conducta indebida de un particular, pero lo cierto es que la gente está cansada de los dos delitos. Aquí hay que tratarlo como ratero por peculado.

¿Qué falta en México para combatir la corrupción? Es tema de mañana.

jesus.rangel@milenio.com