Estira y afloja

Las cuatro cartas de Cemex

Nina Zambrano recibió ayer el apoyo moral generalizado por el fallecimiento de su hermano, el ex presidente y director general de Cemex, Lorenzo Zambrano. También conoció la lealtad de importantes accionistas de la empresa (familiares y amigos) para tomar decisiones en conjunto y mayoritarias en la próxima asamblea de accionistas que convocará Ramiro Villarreal Morales, secretario del consejo de administración.

Después de los funerales del miércoles empezaron las reuniones claves para encaminar la toma de decisiones, y este jueves por la mañana habrá cónclave familiar para decidir si el nuevo dirigente debe o no tener el apellido Zambrano.

Se barajan cuatro nombres para ocupar la presidencia del consejo y/o la dirección general, aunque también existe una carta cerrada. Los nombres son: Rogelio Zambrano Lozano, Roberto Luis Zambrano Villarreal, Fernando A. González Olivieri y Juan Pablo San Agustín Rubio. La sorpresa puede ser la reincorporación al consejo de algún ex funcionario.

El más fuerte para la presidencia es Rogelio Zambrano (57 años), consejero en Cemex desde 1987 y presidente del comité de finanzas desde 2009; es primo hermano de Lorenzo Zambrano y tío de otro consejero, Tomás Milmo Santos, presidente de Axtel. Roberto Luis Zambrano (68 años) es consejero desde el mismo año y presidente del comité de auditoría a partir de 2009; es primo segundo del fallecido.

Fernando González (59 años) ingresó a Cemex en 1989 y es vicepresidente ejecutivo de planeación y finanzas desde 2010 y director de finanzas desde 2011; también es consejero de Cementos Chihuahua y siempre ha apoyado las decisiones familiares. Fue presidente de Cemex Venezuela, Cemex Asia, Cemex Sudamérica y El Caribe y Cemex Europa. Juan Pablo (45 años) se integró a Cemex en 1994 y es vicepresidente ejecutivo de planeación estratégica y desarrollo de nuevos negocios.

Un aspecto importante es que en febrero de 2010 se dio a conocer la jubilación de Héctor Medina y Armando J. García; este último, de 62 años, se mantiene como consejero de la empresa y puede ser el alfil.

A pesar de la presión, la decisión será muy pensada. Se quiere evitar que la nueva dirección adopte caminos equívocos, como la compra de Rinker que llevó a Cemex a perder fuerza. El valor de mercado de las acciones cayeron de 25 mil 895 millones de dólares en 2006 a 5 mil 443 millones en 2011; en ese año comenzó a recuperar terreno y reestructurar operaciones y deudas; en 2013 cerró con un valor de mercado de 13 mil 233 millones de dólares.

jesus.rangel@milenio.com