Estira y afloja

La calidad requiere más normas

Frente a las reformas constitucionales en materia económica y productiva, en especial de telecomunicaciones y energética, es necesario modernizar todo el sistema nacional de calidad y de normas a seguir. “La tecnología y la innovación presentan cambios acelerados y debemos estar a la altura; en telecomunicaciones, sobre todo, se necesita renovar estándares de calidad incluso en servicios”, asegura Carlos M. Pérez Munguía, director general de Nyce.

México está atrasado a escala mundial en mejorar su sistema de normalización para que los productos y servicios en el mercado sean de mejor calidad. China tiene cinco veces más normas que México, Europa cuatro y Estados Unidos seis. Allá, productores o importadores deben cumplir con normas de funcionalidad, de seguridad, de ahorro de energía y muchas más obligaciones.

“Aquí se cumple lo básico, y hay empresas globales que buscan unificar las normas en los países donde colocan sus productos, para no elevar sus costos. Así, no cumplen con la norma de información comercial donde deben especificar en español las características de lo que venden; es común que digan al adquiriente que en las páginas de su empresa podrán encontrar documentación completa, a sabiendas de que en México una mayoría no tiene computadora. En Corea del Sur se multa a los empresarios que no cumple con esa norma con medio millón de dólares, y aquí no”, puntualiza el directivo.

Lo que sí califica de positivo es que en el rubro de energía hay enormes esfuerzos por contar con normas de primera en materia, por ejemplo, de eficiencia energética. “En Nyce estamos incursionando en este sector para certificar procesos productivos con miras a que la sustitución de aparatos o productos de iluminación sirvan para reducir el consumo de electricidad en beneficio del bolsillo de las familias”.

Pérez Munguía prevé un mayor avance en telecomunicaciones y energía, y su empresa estará preparada para atender las nuevas normas que se propongan para beneficio de los consumidores.

Es importante destacar que la Amafore afirma que es creciente la participación de fondos de pensiones de los trabajadores en proyecto productivos relacionados con los sectores de telecomunicaciones, carreteras, energía (hidroeléctrica en Nayarit y eólica en Oaxaca), industria y municipios, vías CKD y Fibra; al cierre de junio alcanzó 102 mil 780 millones de pesos, alrededor de 15 por ciento de los valores de las Afore en inversión productiva, que alcanza 642 mil 363 millones.

jesus.rangel@milenio.com