Estira y afloja

El atractivo inversor del Bajío

El Bajío, que abarca los estados de Querétaro, Guanajuato, Aguascalientes y San Luis Potosí, se convirtió ya en el nuevo centro manufacturero de México con fuerte potencial de crecimiento. Por lo mismo, los gobiernos federal, estatales y los empresarios tienen agendadas millonarias inversiones para fortalecer la infraestructura de la zona y favorecer la conexión a la Ciudad de México, los puertos del Pacífico y del Golfo y la frontera norte.

El principal proyecto de inversión federal para la zona es el Tren de Alta Velocidad México-Querétaro con 43 mil 579 millones de pesos. El gobierno estima que en los próximos 5 años llegarán al Bajío al menos 60 empresas japonesas del sector automotriz con inversiones por 600 millones de dólares; la región se ha especializado en la producción de partes y componentes para las industrias automotriz, aeronáutica y electrónica.

Antonio Ruiz Galindo y José Madariaga Lomelín, presidentes del Grupo IGS y Procorp, respectivamente, tienen proyectos de inversión en puerta para participar del boom. Madariaga se asoció con la Universidad de Mondragón (España) para establecer en Querétaro el primer campus que atenderá la demanda especializada de estudiantes. Canalizarán conjuntamente 62.2 millones de pesos.

Ruiz Galindo prepara la colocación a través de la Bolsa Mexicana de Valores de certificados de capital de desarrollo (CKDes) para atender la demanda de infraestructura de naves industriales, vivienda, centros comerciales, hoteles, edificios de oficinas y centros de distribución de empresas y trabajadores.

“En el Bajío se establecerán 4 nuevas plantas armadoras y queremos atender sus necesidades. También tenemos interés en la frontera norte, donde muchas empresas regresan de China. A mediados de año ya tendremos un proyecto de inversión”, señala el también presidente de la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap).

IGS a través del grupo inmobiliario Mexigs tiene dos CKDes por mil 88 millones de pesos que se han utilizado para el desarrollo de vivienda en Puebla (Torres del Mayorazgo I y II), La Paz (Perla del Golfo), Playa del Carmen (Playa Azul), Yautepec (Oacalco), Villahermosa (Pomoca), Irapuato (Pueblito Lindo) y Querétaro (La Negreta), además de desarrollos industriales en Irapuato para DHL, Tijuana para Hitachi, Dai Dong–Samsung y National Pen; Nogales para Dearbom y Mexicali para Honeywell–Sunpower.

“Los empresarios tenemos interés por contribuir al cambio de país e insertarnos con fuerza en la economía mundial”, dice Ruiz Galindo.

jesus.rangel@milenio.com