Estira y afloja

Más apertura a la inversión extranjera: Guajardo

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, está convencido sobre la necesidad de rediseñar el régimen de inversión extranjera directa (IED) “para apuntalar el crecimiento económico en condiciones de mayor competencia”.

Y así lo hace lo ver en su informe a la Cámara de Diputados, en el que señala que “en el ámbito IED aún existen restricciones a la participación en diversas actividades, principalmente del sector servicios, que limitan el potencial para atraer capital y constituyen barreras que afectan la competencia y que generan un elevado costo de oportunidad”.

Hay que recordar que las reformas energética y en telecomunicaciones aprobadas eliminan muchas restricciones a la participación extranjera en sectores que no se ven todavía en los índices internacionales que miden esos conceptos.

Por eso, Guajardo Villarreal utiliza referencias que no incorporan los cambios, y dice que “México se caracteriza por ser un país cerrado a la IED: de acuerdo con el Índice de Restricción a la Inversión Extranjera Directa 2013 OCDE, ocupa la novena posición entre las economías más restrictivas de un total de 58 países analizados, solo después de China, Myanmar, Arabia Saudita, Indonesia, Jordania, India, Nueva Zelandia y Malasia”.

También recuerda que el Reporte Global de Competitividad del Foro Económico Mundial, en su edición 2013-2014 en la variable impacto de las reglas de inversión extranjera directa en los negocios, establece que México obtuvo una calificación de 4.83, y que la meta para 2018 es lograr una calificación de 5.77, la cual se estableció conforme a la calificación del país mejor ubicado en América Latina en 2013.

El titular de Economía estimó que entre enero de 2013 y junio de 2014 los flujos de IED ascendieron a 48 mil 904.2 millones de dólares, un avance de 31 por ciento de la meta sexenal.

Le dijo a los legisladores que de septiembre de 2013 a julio de 2014 se resolvieron 398 trámites: 3.5 por ciento por consultas en materia de inversión extranjera; 5 por ciento de solicitudes para obtener autorización de la Comisión Nacional de Inversiones Extranjeras; 26.6 por ciento de solicitudes para el establecimiento de personas morales extranjeras en el país, así como autorizaciones para inversión neutra.

Como se observa, México sigue el camino de la apertura económica al exterior, aunque la diferencia es que ahora sí se promueve el mercado interno y se apuntalan a las micro, pequeñas y medianas empresas. Veremos qué detalla ante los diputados.

jesus.rangel@milenio.com