Estira y afloja

El aeropuerto será autofinanciable y no se concesionará

La inversión pública en el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México será autofinanciable. Los 120 mil millones de pesos que se anunciaron se obtendrán por la emisión de deuda en los mercados financieros (alrededor de 6 mil millones de dólares) y por los flujos excedentes que ingresan a la actual terminal internacional, que se incluirán dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación 2015.

Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes, acompañado por los responsables directos del proyecto, Manuel Ángel Núñez Soto y Federico Patiño, destacó: “La idea es que no le cueste nada a las finanzas públicas y que en el futuro se convierta en fuente de ganancias para la Federación”.

El plan de acción ya está en marcha. Federico Patiño me dice que “de inmediato vamos por mil millones de dólares de deuda” para arrancar “los trabajos previstos para 2014 y agotarlos a finales de 2015, incluso los que se considerarán dentro del presupuesto federal del próximo año.

La explicación que se ofreció sobre el esquema financiero a seguir lo podemos sintetizar de la siguiente forma: la deuda que se contrate no será deuda pública, sino de la empresa que representa al nuevo aeropuerto, que es del gobierno federal; no será concesionado. Los flujos excedentes que tiene el actual aeropuerto financiarán otra parte.

Las estimaciones sobre el costo de la infraestructura aeroportuaria son de alrededor de 10 mil millones de dólares, de los cuales 6 mil millones se captarán mediante operaciones en los mercados.

El actual aeropuerto internacional de la Ciudad de México tiene ingresos totales por alrededor de 8 mil 300 millones de pesos (incluidos comerciales y de operación), de los cuales 55 por ciento corresponde al cobro del TUA. Los recursos que tiene la terminal aérea se utilizan para su operatividad y tiene excedentes. Esos son los que se utilizarán y por eso se habla de ser autofinanciable.

Las proyecciones señalan que la inversión será altamente rentable porque el valor de los activos se multiplicará. Además, si en la zona se construye un desarrollo inmobiliario y de negocios, como en Santa Fe, la ganancia será “mucho mayor a la inversión total”, de 120 mil millones de pesos.

Por cierto, se realizará una inversión de entre 16 y 17 mil millones de pesos para lo que llaman el programa hidráulico, que triplicará la capacidad de regulación de agua en la zona, lo que evitará inundaciones en el área metropolitana de la Ciudad de México.

jesus.rangel@milenio.com