Estira y afloja

Aduanas invisibles

José Antonio Vidales Flores, presidente de la Confederación de Asociaciones de Agentes Aduanales de la República Mexicana, me diseña las aduanas del futuro para impulsar el comercio exterior. De hecho ya hay un plan piloto de lo que se busca y tiene que ver con la reducción de tiempos, costos y competitividad, sin perder el control sobre la mercancía.

Eso se logrará mediante lo que ya se conoce como "aduanas invisibles", porque las mercancías ya no pasan una aduana ni se detienen los embarques para revisión física. "Ya saben quién eres, qué producto importas o exportas, de qué país sale, quién es el comprador, quién es el transportista, por qué lugares pasas, qué agente aduanal está certificado y da el visto bueno".

Claro, para quienes no tienen certificación de todo el proceso o cambian sus rutas, se le tiene que revisar porque
pueden "representar un riesgo".

Vidales Flores destacó que la tendencia es que la revisión sea de origen y ya. "Hay que hacer acuerdos bilaterales de revisión de origen. En México corresponde que lo hagan la Secretaría de Economía y el SAT; de hecho ya se trabaja en uno con EU".

Por lo pronto hay un acuerdo piloto en Laredo, Texas, y en la Mesa de Otay, Tijuana. Agentes del SAT de México revisan las mercancías que volarán desde Laredo, en EU, a ocho aduanas interiores de México, como Querétaro, León o Torreón. En la Mesa de Otay hay autoridades de la SDP de EU que avalan exportaciones mexicanas de productos agrícolas.

"Empezamos en febrero y el volumen de operaciones es pequeño, pero es una tendencia clara de lo que puede pasar en gran escala. Hay ahorro de tiempo y de costos, y hay seguridad de lo que se comercia. Esto era impensable, pero se cambiaron leyes y reglas y vamos hacia la aduana invisible. Esto se podría replicar en Detroit, Japón o Corea del Sur".

En el fondo del tema hay elementos muy importantes a destacar, como conocer a todos los que participan en la cadena de comercialización, y de tener confianza en que sus operaciones son seguras, que no están en manos del crimen organizado internacional.

Son cambios radicales. Mañana le platico más.

CUARTO DE JUNTO

La planta de Monsanto en Los Mochis, Sinaloa, recibió el nivel más alto de calificación del Programa de Autogestión en Seguridad y Salud en el Trabajo dentro del programa Empresa Segura que impulsa la Secretaría del Trabajo y Previsión Social; el reconocimiento fue entregado a Ricardo Olvera, gerente de recursos humanos de Monsanto Latinoamérica Norte.

jesus.rangel@milenio.com