Estira y afloja

El Tren Transpeninsular usará diésel

Ya es oficial: el Tren Transpeninsular, que irá de Mérida a Punta Venado, solo se construirá entre Yucatán y Quintana Roo. El costo del proyecto (inversión, mantenimiento, operación e IVA) será de 17 mil 954 millones de pesos; se utilizarán trenes diésel con tecnología de punta y velocidades de 160 kilómetros por hora, y la idea es que el tendido férreo se utilice tanto para el transporte de personas como de mercancías.

Se construirá en etapas. La primera tendrá cuatro estaciones intermedias, además de las terminales: Izamal, Chichén Itzá, Valladolid y Cobá, y si resulta financieramente viable y la demanda es creciente, entonces se construirá toda la línea y se podrán sustituir las máquinas diésel por trenes eléctricos de última generación.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), que encabeza Gerardo Ruiz Esparza, ya entregó a la Secretaría de Hacienda, para su consideración, el análisis costo-beneficio del proyecto. Ahí se dice que la obra civil requiere inversiones por 7 mil 913 millones de pesos y 5 mil 356 millones para los subsistemas electromecánicos y material rodante.

Me parece una novedad condicionar a los resultados financieros la extensión de este tren a Cancún y Campeche. No se informa si el ganador de la primera etapa tendrá derecho a construir las demás.

Si el proyecto inicial resulta viable, sobre la primera etapa se construirán otras cuatro estaciones intermedias: Tixkokob, Cacalchén, Tunkás y en el aeropuerto de Chichén Itzá.

La idea completa es enlazar por tren a Campeche con Mérida, y de aquí a Puerto Progreso. Otra extensión sería de Cancún a Tulum, y la autopista es la que enlazará Mérida con Cancún.

En Punta Venado se construirán dos terminales, una para el servicio de cruceros y otra para atender a pasajeros del tren por la vía Cancún-Tulum. Ahí mismo se utilizará una reserva territorial para desarrollar en el futuro una terminal de carga ferroviaria y una terminal logística con destino a la Riviera Maya y Cancún.

Este proyecto tranviario comunicará “por primera vez a Quintana Roo con la red ferroviaria nacional”, lo que permitirá el transporte de carga desde cualquier parte del país, y con sus extensiones a las principales terminales marítimas de pasajeros y carga, terminales aéreas y los principales centros de población y de actividad económica.

Visto así, ciertamente promoverá el turismo, el transporte y el desarrollo regional del sur–sureste del país, al reducir el consumo de productos de importación en Cancún y la Riviera Maya.

jesus.rangel@milenio.com