Estira y afloja

Televisa y la industria de los casinos

El mercado de telecomunicaciones se modificó sustancialmente con la entrada de un fuerte competidor para América Móvil y Telefónica: AT&T.

Esa misma situación se presenta en la industria de juegos y sorteos, mejor conocida como casinos. Existen 32 grandes permisionarios que operan solo 297 salas de juegos, de un total de 705 autorizadas; hace menos de un año había 409.

¿Qué pasa en el sector? La respuesta es múltiple: la inseguridad, la actuación de la Secretaría de Gobernación para cerrar casinos ilegales (había 60), la cancelación de permisos, como el caso de todas las instalaciones de la empresa Entretenimiento de México, del ex rey de los casinos Juan José Rojas Cardona.

También ha influido en este bajo interés, o falta de inversiones en el sector, el hecho de que todavía no se aprueba en el Senado la nueva Ley Federal de Juegos con Apuestas y Sorteos, a pesar de que ya fue votada en la Cámara de Diputados. Se ve difícil que en este periodo de sesiones se lleve al pleno, porque hay otros asuntos legislativos prioritarios, como la ley anticorrupción.

En ese ambiente, especialistas de ese mercado me comentan la posibilidad de que Grupo Televisa, que preside Emilio Azcárraga Jean, tenga en mente vender su negocio de PlayCity Casino, que sí ha dejado utilidades en los dos últimos años, para enfocarse de lleno en el mundo de las telecomunicaciones y la producción de contenidos.

En mayo de 2005 la empresa recibió la autorización para abrir 65 salas en siete años, pero solo fueron 25. En 2012 renegoció los permisos para evitar que le cancelaran las 40 salas faltantes; las autoridades de la Secretaría de Gobernación le dieron un nuevo plazo de tres años, para ahora contar con un total de 55.

Hoy tiene abiertos 19 casinos, situación que para los analistas es una muestra del poco o nulo interés de Grupo Televisa por fortalecer este negocio. Es la razón por la que estiman que venderá su centro de entretenimiento.

De ser así, el mercado casinero profundizará los cambios que ya observa. A esta situación hay que agregar otro hecho: la española Codere está por reabrir algunos sitios de Caliente en Monterrey y otras plazas, cerradas por inseguridad o porque las autoridades municipales o estatales así lo determinaron.

Codere puede alcanzar 32 por ciento del mercado en los próximos años, sobre todo por la posibilidad de crear centros de juego tipo Las Vegas en Cancún, Los Cabos y la zona Esmeralda de Acapulco, como está previsto en la nueva legislación.

jesus.rangel@milenio.com