Estira y afloja

Siemens y los retos de salud en México

En 1894 la Compañía Mexicana de Electricidad, filial de Siemens y Halske, fue contratada para instalar el alumbrado público en el Paseo de la Emperatriz de la Ciudad de México, hoy Paseo de la Reforma. La primera luminaria se colocó hace 120 años en el crucero de la calle de Las Artes (Antonio Caso) y Paseo de la Reforma mediante cableado subterráneo, otra innovación traída de Europa.

Desde esa época Siemens, seguramente la empresa de origen extranjero más antigua establecida en México, ha participado en el desarrollo del país en áreas estratégicas de la industria, la infraestructura, como sistemas de transporte y edificios inteligentes, energía y salud. No existe un hospital en el país que no cuente con alguna de sus tecnologías.

Alejandro R. Paolini, vicepresidente ejecutivo de Siemens Mesoamérica sector healthcare, me explica que son la única empresa que cubre en México el área de diagnóstico médico para “hacer visible lo invisible” de forma precisa, y ayudar a los doctores a atender con más eficiencia y prontitud los padecimientos.

La empresa cuenta con equipo de imagenología médica para angiografías, navegación quirúrgica, mamografía, radiografía, resonancia magnética, tomografía computarizada, ultrasonido, diagnósticos de laboratorio y molecular, radioterapia, sistemas de urología, tecnología de información para hospitales y laboratorios, y nosocomios verdes, entre otros.

El directivo me comenta que, en materia digital, México tiene mucho por hacer y que hay una brecha grande para tener acceso a los servicios de salud con calidad, aunque todos tengan el Seguro Popular. “En materia de salud se ha progresado en los últimos años, aunque el principal reto sigue siendo la carencia de infraestructura en los hospitales”.

Paolini señala que la inversión mexicana pública y privada en salud es de 6.2 por ciento del PIB, cuando el promedio en la OCDE es de 9 por ciento. “Hay tecnología de punta en hospitales privados, pero falta mucho para que esos beneficios sean masivos, y en Siemens vamos a participar para alcanzar ese objetivo”.

También me comenta que México tiene una postura vanguardista en materia de regulación, y que la Cofepris hace las cosas “muy bien; su comisionado, Mikel Arriola, es muy receptivo. Confiamos en que el sector salud se detonará porque hay un enorme desafío: contar con un sistema médico único, y la portabilidad sería gran avance”, dice Paolini.

Este martes el CEO global de Siemens, Joe Kaeser, festejará 120 años de presencia en México, en el ex convento de San Hipólito.

jesus.rangel@milenio.com