Estira y afloja

Sedena pide más recursos y reformas

La semana pasada le comenté que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto no había dado a conocer los programas sectoriales que regirán durante la actual administración y complementarán el Plan Nacional de Desarrollo. El jueves y viernes de la semana pasada ya empezaron a publicarse en el Diario Oficial los de Gobernación, Turismo, Medio Ambiente, Salud, Agricultura, Comunicaciones y Transportes, Defensa Nacional, Desarrollo Social, Energía, Educación Pública, Relaciones Exteriores y Trabajo.

Y hay sorpresas. Así como se han realizado reformas importantes en materia educativa, de telecomunicaciones, de petróleo y otras, el Ejército también levanta la mano y pide modificaciones legales (crear una ley de inteligencia del Estado mexicano) y duplicar su presupuesto como porcentaje del PIB.

La Secretaría de la Defensa Nacional plantea dentro del Programa Sectorial de Defensa Nacional 2013-2018 que el gasto asignado pase en el sexenio de 0.5 por ciento del PIB a 1 por ciento. Para 2014 ejercerá un presupuesto de 65 mil 236.9 millones de pesos, que se aplicará fundamentalmente para el gasto corriente.

La dependencia que encabeza el general Salvador Cienfuegos Zepeda explica que el gasto en defensa de México “es uno de los más bajos a escala mundial”, y que 0.5 por ciento del PIB está “muy por debajo de la mayoría de países de América Latina, que oscila alrededor del 1.31 por ciento”.

Explica que requiere “fortalecer e impulsar el presupuesto” por cuatro razones: mejorar los recursos materiales; fortalecer la educación y adiestramiento militar; elevar la calidad de vida del personal militar y para impulsar reformas legales, actualizar la doctrina militar y desarrollar la innovación, la investigación científica y tecnológica.

Sedena destaca que “es inaplazable considerar las necesidades más apremiantes, como son renovar los automotores, aeronaves, equipo de comunicaciones y de inteligencia, sistemas tecnológicos, entre otros pertrechos castrenses, que se han deteriorado y se requieren para enfrentar las amenazas y riesgos que enfrenta el Estado”.

Por lo mismo, para ser congruente con “las necesidades de modernización de la institución”, se requiere un crecimiento sostenido y gradual para alcanzar al término de la administración una relación de 1% del PIB en gasto de defensa.

Se planea adquirir 91 helicópteros, 81 aviones y tres sistemas aéreos no tripulados y aumentar la cobertura de seguridad en el espacio aéreo nacional de 32 a 72 por ciento.

¿Quién se opone?

jesus.rangel@milenio.com