Estira y afloja

Salinas, otra vez solo en Iusacell

En julio pasado, Ricardo Salinas Pliego, presidente de Grupo Salinas, afirmó que Iusacell no estaba en venta, después de que la española Telefónica informara al público inversionista que estaba en negociaciones para adquirirla. Los especialistas comentaron en la misma fecha que sería más fácil que Televisa vendiera su participación de 50 por ciento.

Eso es lo que pasó ayer. Grupo Televisa informó que venderá en 717 millones de dólares su tenencia accionaria en Iusacell y que reconocerá una pérdida en libros de aproximadamente 320 millones de dólares.

Salinas Pliego destacó, a su vez, que “se encuentra en el proceso de selección de un socio estratégico de clase mundial para fortalecer de manera adicional el firme desempeño de la compañía, e impulsar en conjunto la oferta de servicios de telecomunicaciones más competitiva en el país”.

Obviamente no dice qué empresas están en su línea de tiro, pero me comentan que Telefónica no bajó la guardia y sigue con el interés por comprar. La española sí podría aportar experiencia para esa nueva oferta de telecomunicaciones que pretende generar el empresario en Iusacell. Habrá que esperar detalles, pero lo cierto es que Salinas Pliego no quiere ocho sino 10, 20 y más millones de usuarios. Quiere mayor penetración con servicio especializado en el segmento de altos ingresos y también masividad mediante Unefon, estrategia que le ha dado resultados positivos.

El empresario reiteró que el nuevo marco legal en telecomunicaciones abre grandes oportunidades, porque tendrá acceso a la infraestructura del jugador preponderante (Telmex y AMX), e informó que desplegará más infraestructura comercial y tecnológica con planes innovadores para continuar con su crecimiento.

Habrá que estar pendientes de lo que hará Televisa para fortalecer su estrategia de desarrollo en el sector de telecomunicaciones, una vez que su fuerte no está en la telefonía, sino en la producción de contenidos.

Cuarto de junto

Petróleos Mexicanos invertirá 197 millones de dólares durante los próximos dos años, adicionales a los 85 que lleva éste, para automatizar 35 mil kilómetros de ductos en áreas de refinación, gas, petroquímica y producción, para detectar de inmediato caídas de presión en el flujo de la red nacional de ductos, y enfrentar ese grave problema de las llamadas tomas clandestinas que causan daños millonarios. El sistema de automatización Scada se fortalecerá y el centro de control en Venta de Carpio, Estado de México, se reubicará a la zona metropolitana.

jesus.rangel@milenio.com