Estira y afloja

Rescatarán los lagos de Chapultepec

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), a través de la Comisión Nacional del Agua, comenzará en 2015 el saneamiento de los tres lagos de Chapultepec y de todo el sistema de riego del famoso bosque, el principal pulmón de la Ciudad de México y uno de los principales centros de esparcimiento y riqueza cultural en la capital del país.

Con 270 millones de pesos para 2015, se construirá una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) de 240 litros por segundo para el saneamiento los lagos Mayor, Menor y de Chapultepec, así como para el riego de las áreas verdes, y se hará frente al severo impacto ambiental de la zona en los últimos 20 años por deterioro forestal, contaminación de los cuerpos de agua, aumento de la fauna nociva, inadecuada reforestación, jardinería poco técnica y paisajística.

El proyecto tendrá un costo total de 622 millones de pesos y consiste en reusar el agua para el riego de áreas verdes del bosque, lo que implica evitar su estancamiento y por ende la coloración verdosa y posible generación de fauna y flora nociva para el contacto humano. El agua tratada mantendrá llenos y con circulación constante del agua a los lagos y fuentes que se encuentran en Chapultepec deterioradas y otras en desuso por la falta del líquido.

El Bosque de Chapultepec es el de mayor extensión en toda América Latina con un área de 686 hectáreas, pero el estancamiento del agua genera malos olores que ahuyentan a paseantes. Por eso urge la rehabilitación de todo el sistema de agua en la primera y segunda sección de la zona.

El proyecto de inversión revela que la infraestructura tiene más de 56 años de servicio y no produce el agua necesaria ni de la calidad que establecen las normas. Fue diseñada para una capacidad instalada de 160 l/s, y por su deterioro solo genera 80 l/s de manera variable.

“La poca agua que llega a los lagos se estanca por un tiempo prolongado no circula y se enverdece por la falta de oxigenación provocando malos olores, mal aspecto y alejando a los visitantes de la zona”. Adicionalmente, el agua no llega a las áreas verdes porque el sistema de riego interno, construido en 1956, tampoco funciona.

La nueva infraestructura contará con requerimientos sísmicos cuatro veces mayores que la planta actual y se ubicará entre las avenidas Ferrocarril de Cuernavaca y el periférico Adolfo López Mateos, dentro del Bosque de Chapultepec.

Esta zona de recreo, que ha servido históricamente para las pintas estudiantiles, revivirá.

jesus.rangel@milenio.com