Estira y afloja

Pemex, recorte y corrupción

El director general de Pemex, José Antonio González, tiene ya su propuesta completa de ajuste presupuestal. Es decir, de dónde se ahorrará 100 mil millones de pesos.

Y como dictan las normas internas de la empresa productiva petrolera, primero tendrá que informarle al consejo de administración su plan y, de ser aprobado, ponerlo en práctica. Por eso, ayer no pudo ofrecer detalles sobre la forma en que reducirá ese monto.

Lo que sí hizo fue comentar lineamientos generales, entre los que están priorizar inversiones. Se pospondrán o se buscarán asociaciones con empresas privadas en zonas donde los costos de producción son altos, de 80 a 100 dólares la inversión por barril de petróleo, cuando el precio es de 25.

Esos altos costos de producción se dan en las zonas petroleras de aguas profundas de las que ayer le informé. Dijo que se estudian las asociaciones vía farm out que inversionistas mexicanos y del exterior tanto han esperado. Por esa vía se busca evitar la cancelación de proyectos viables.

Aquí me detengo, porque en principio el ajuste de 100 mil millones de pesos nos hace pensar que habrá una nueva caída en la producción petrolera. Si se concretan acuerdos de inversión con otras empresas, esto podría no ser cierto.

Sin embargo, entre los potenciales interesados en ese tipo de contratos hay una petición constante: que sean transparentes y no sujetos a corrupción. Resulta que entre los empresarios del ramo se comenta que a un dirigente de una empresa petrolera de Malasia se le invitó a conocer el potencial de asociación con Pemex; se le dio cita con altos funcionarios, pero a horas de llegar al país se le pidió firmar un contrato y pagar "miles de dólares" para ser recibido por esos funcionarios.

El representante en México del empresario se negó y por otras vías logró que el "chairman" se entrevistara con los funcionarios mexicanos sin aceptar el acto de corrupción. No obstante, se lastimó la imagen de asociación.

Otro punto importante. González Anaya explicó que el presupuesto de Pemex y del gobierno se hizo con un precio del petróleo de 50 dólares y que ahora está más cercano a los 25, lo que obligó al ajuste.

Estamos por conocer el informe financiero de Pemex, a finales de mes. Los especialistas estiman que el gasto de operación rondó los 200 mil millones de pesos. El ajuste por 100 mil millones equivale a 50 por ciento de ese gasto, una decisión totalmente congruente.

Sí, se adelgaza a Pemex, pero nadie le podrá quitar su nueva fortaleza.


jesus.rangel@milenio.com