Estira y afloja

Oceanografía debe multas a Pemex por 506 mdp

Hasta el pasado 28 de abril, Petróleos Mexicanos (Pemex) decidió aplicar penas económicas a Oceanografía por un monto estimado superior a 506 millones de pesos, por incumplimientos en la prestación de servicios contratados por Pemex Exploración y Producción (PEP).

La petrolera mantenía 39 contratos vigentes hasta febrero de 2014, fecha en que fue intervenida Oceanografía por las autoridades ante la presunción de fraudes. Posteriormente se rescindieron 27 contratos y concluyó la vigencia de nueve más.

Pemex señala que hasta la fecha siguen vigente tres contratos que este mismo año terminan su vigencia: uno con la Subdirección de Mantenimiento y Logística y dos más con la Unidad de Negocio de Perforación, uno de los cuales está en proceso de rescisión.

Por lo que se puede detectar, a Pemex no le interesa renovar contratos con Oceanografía.

Ese asunto es importante porque el juez del concurso mercantil, Felipe Consuelo Soto, determinó en la sección 6 (conservación y viabilidad del comerciante, en este caso Ocenografía) que la empresa deberá llevar a cabo los “acuerdos, contratos y/o convenios sobre la prórroga y/o renovación según corresponda, sobre ciertos contratos de servicio que tiene celebrados con Pemex, según los acuerdos con ésta, dentro de los siguientes 60 días hábiles” a partir de la realización del convenio concursal.

Le recuerdo que los días se cuentan a partir del 18 de mayo, cuando se dio a conocer la resolución del juicio de concurso mercantil de Oceanografía.

En el mismo documento, el juez establece que “todos y cada uno de los créditos y/o multas” de carácter contractual o administrativo que Pemex “levantó” contra la prestadora de servicios petroleros en el pasado o durante el concurso mercantil, se consideren “completamente extinguidas y canceladas o reestructuradas en términos satisfactorios para los nuevos inversionistas” dentro de los siguientes 60 días hábiles a partir de la sentencia.

No se trata de ser abogado especialista en el tema de concursos mercantiles para entender que la “orden” a Pemex por parte del juez es muy simple: “salva a Oceanografía. Dale contratos”.

Parece que el juez se olvida que la petrolera funciona con recursos presupuestales públicos, aunque sea una empresa productiva del Estado, lo que significa que deberá afectar a la sociedad mexicana en general en caso de cancelar o extinguir los adeudos de Oceanografía, incluso si reestructura las deudas.

jesus.rangel@milenio.com