Estira y afloja

"El Niño" es una amenaza al crecimiento

El panorama sobre el crecimiento económico es complicado, por decir lo menos. Ya sabemos que Estados Unidos no jalará con fuerza la producción manufacturera del país y las exportaciones, que el mercado interno es débil, igual que la inversión, y que el empleo no muestra el dinamismo que se necesita para enfrentar las necesidades de la población.

A esta realidad, que obligó a reducir las expectativas de crecimiento económico a 2.7 por ciento para el presente año, debe ahora añadirse el preocupante panorama de la temporada de lluvias y de ciclones que puede distraer y/o retrasar la inversión pública en infraestructura, elemento importante para reactivar el mercado interno, tanto en consumo como en inversión.

David Korenfeld, director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), ya informó que este año se espera la formación de 14 ciclones tropicales en el Pacífico y nueve en el Atlántico, y que “existe una probabilidad muy alta de que se presente el fenómeno El Niño, que provocaría lluvias aún más intensas en diferentes partes del territorio, alta probabilidad de ocurrencia de sequía en el centro y noreste del país, y más frentes fríos y mayores precipitaciones durante el invierno”.

En días pasados el presidente Enrique Peña Nieto comentó que entre 2000 y 2012 diversos desastres afectaron más de un millón 169 mil viviendas, con un impacto económico negativo estimado en más de 22 mil millones de pesos. Dos ciclones conjuntaron su fuerza el año pasado y afectaron a casi 60 millones de mexicanos en 17 estados de la República.

Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del CCE, advierte que la inversión pública en infraestructura se puede afectar si los próximos cinco meses son de lluvias que obliguen, por consecuencia, a frenar los programas de reactivación de la economía interna. “Sí podemos crecer a 2.7 por ciento para este año, y producto del diálogo intenso con el gobierno y los legisladores pondremos en marcha próximamente un programa para impulsar más el mercado interno y atemperar los efectos negativos de El Niño. Estamos trabajando duro, y hay conciencia de la problemática que puede crearse por las lluvias”.

Por lo mismo, hay que hacer conciencia y no echar basura en las calles. La comisión de alerta creada entre el gobernador Eruviel Ávila y el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, con la Conagua, de nada servirá si obstruimos la infraestructura hidráulica en la Ciudad de México, por ejemplo.

jesus.rangel@milenio.com