Estira y afloja

México y los riesgos geopolíticos

México no está dentro de los 10 principales riesgos políticos y geopolíticos que causarán tensión entre los inversionistas globales y los participantes del mercado en este 2015.

De hecho será un año “bastante positivo”, con confianza sobre los beneficios de la reforma energética. Esto es lo que se puede sintetizar del análisis de Eurasia Group, uno de los think tanks más reconocidos del mundo en el tema de riesgos geopolíticos globales.

Y de eso hablará hoy Ian Bremmer, presidente de la institución que tiene su sede en Nueva York, ante los 800 consejeros regionales, metropolitanos y nacionales de Banamex, que sesionan desde ayer para analizar, precisamente, ese tipo de retos, la economía nacional y la perspectiva política.

Eurasia Group destaca que el presidente Enrique Peña Nieto ha tenido que luchar contra acusaciones de irregularidades que involucran a su esposa y a su secretario de Hacienda; no ha cumplido con el compromiso de mejorar el entorno de seguridad y continúa la protesta popular por el asesinato de 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Apunta que la debilidad presidencial beneficia principalmente al Partido Acción Nacional, más que al PRD, y que las reformas en telecomunicaciones y energía atraerán inversiones a gran escala de Estados Unidos.

El especialista fue invitado acertadamente a la reunión plenaria de consejeros consultivos de Banamex por su presidente, Manuel MedinaMora, y Ernesto Torres Cantú, director general del Grupo Financiero Banamex, para hablar de la descomposición política mundial. Estarán también Roberto Hernández y Alfredo Harp, y otros de los oradores centrales será Luis Videgaray, secretario de Hacienda.

Los afortunados invitados (la reunión es privada) deberán reflejar en sus decisiones lo que ahí discutan, porque, por ejemplo, conocerán que la economía europea no será mayor problema en 2015. Lo destacable será la mayor popularidad de partidos políticos anti-UE que pueden socavar la unidad.

Eurasia Group también advierte la debilidad de Rusia por la caída en los precios petroleros, lo que no será suficiente para “revertir el curso en Ucrania”; la desaceleración económica de China; la militarización de las finanzas impulsada por Estados Unidos y el Estado Islámico, que se extenderá en Yemen, Jordania y Arabia Saudita.

También son focos rojos la debilidad política de los dirigentes de Brasil, Colombia, Sudáfrica y Nigeria; la rivalidad entre Irán y Arabia Saudita; el deterioro de las relaciones entre China y Taiwán, y la situación en Turquía.

jesus.rangel@milenio.com