Estira y afloja

México, el número uno en inversión para España

Los dirigentes de grandes multinacionales españolas afirman que México se mantiene como el principal país de interés de América Latina para invertir en 2014, por encima de Brasil y Colombia, y que, más que otra cosa, la “inseguridad ciudadana” es la principal amenaza o riesgo para las inversiones, aunque el tema es más preocupante en Brasil, Centroamérica y Venezuela.

Esta observación es parte de las conclusiones de la séptima edición del informe de IE Business School sobre el “Panorama de la inversión española en Latinoamérica”, divulgado ayer en el contexto de la visita del presidente Enrique Peña Nieto a España. México y Brasil se mantienen como “los mercados más atractivos” para las empresas ibéricas.

Frente a la pregunta de cuáles serán las principales ventajas competitivas que ofrecerá Latinoamérica a las empresas españolas para invertir, la respuesta empresarial fue que Brasil, México y Colombia presentan los mercados interiores más atractivos por su tamaño y dinamismo. El aspecto más valorado de Panamá es su ubicación geográfica, mientras que Chile es visto como el de mayor cualificación de su mano de obra. México es considerado el más competitivo de la región, el que tiene acuerdos de libre comercio más interesantes y ventajosa ubicación geográfica.

El informe señala que los países de la Alianza del Pacífico se consolidan como las economías mejor valoradas: Chile y México tienen mejor situación económica; “las reformas emprendidas en México son vistas de forma favorable. Junto con Colombia y Perú son las cuatro economías de las que se esperan mejores rendimientos”.

Por cierto, los especialistas que expresan su opinión en el documento preveían una mejor relación entre Pemex y Repsol luego del acuerdo alcanzado con Argentina. Como se sabe, Pemex prácticamente vendió toda su posición accionaria en Repsol, y es claro que si a la petrolera española no le interesa la apertura energética en México, a Pemex tampoco le sirve para nada tener un acuerdo estratégico.

Así lo dejó en claro Emilio Lozoya, director general de Pemex, quien reiteró, además, que el fraude en Oceanografía no afectó su patrimonio y que sí hicieron denuncia por el uso de documentos apócrifos y falsificación de firmas.

Este es un tema en el que la PGR debe explicaciones. El defraudador Amado Yáñez aparentemente tiene la libertad en sus manos; en Banamex, el denunciante corre el rumor de aprehensiones, y en Pemex nunca se ha dicho que hay posibles implicados. La cancha legal no se ve pareja.

jesus.rangel@milenio.com