Estira y afloja

Larga vida de Cantarell y Ku-Maloob-Zaap

El viernes pasado, Gustavo Hernández García, director general de Pemex Exploración y Producción (PEP), informó que para 2015 la producción de petróleo crudo será de 2 millones 400 mil barriles por día, y que la principal producción se dará en Ku-Maloob-Zaap, con 850 mil barriles diarios, y Cantarell, con 272 mil.

Conjuntamente aportarán un millón 122 mil barriles diarios. Son activos petroleros hermanos aportantes de crudo maya de exportación para refinerías de Estados Unidos. El primero está en el periodo de máxima producción desde 2010 y es el más importante del país; el segundo, como ya se sabe, está en declinación productiva. Llegó a proporcionar 2.5 millones de barriles diarios y desde junio de 1979 a la fecha se han extraído 15 mil millones de barriles.

“Cantarell está en declinación, pero se mantiene como uno de los campos más importantes en el mundo. Está entre los primeros 10. En Arabia Saudita hay uno de 8 millones de barriles diarios y en el Mar del Norte hay entre 200 y 250 mil barriles. Muchos países y empresas quisieran tener Cantarell”, señala orgulloso Hernández García.

De acuerdo con estimaciones de PEP, Cantarell se mantendrá como el segundo proyecto petrolero más importante del país por lo menos hasta 2021, y se estima que producirá 187 mil barriles diarios en 2030. Es una buena noticia.

Sobre el proyecto integral Ku-Maloob-Zaap, Pemex señala que está constituido por los campos Ku, Maloob, Zaap, Bacab, Lum, Ayatsil, Tekel y Pit. En 1980 se descubrió el primer pozo, Ha-1, del campo Ku; en 1985 inicia la explotación del campo Maloob y en 1992 la del campo Zaap. En 2002 se les consideró como proyecto integral y se incorporaron en 2007 los campos Ayatsil y Pit, y en 2009 el Tekel.

El objetivo de Ku Maloob Zaap es contribuir en el periodo 2014-2030 con un volumen de aceite de 3 mil 692 millones de barriles y de un billón 118 mil de millones de pies cúbicos de gas.

El directivo explicó que los campos marinos mexicanos tienen características especiales que impiden la operación “popote” y que se favorezca su extracción ilegal. “Las rocas están llenas de poros con fracturas conectadas. Hay cavernas de medio metro o de uno, todas llenas de poros. Si metiéramos un popote en los campos vecinos de cinco o siete kilómetros, los efectos se sentirían. El campo Ku-Maloob-Zaap no se enteró de nada, y es el hermano de Cantarell, no se sintió nada. No hay riesgo de operación popote para la participación de empresas privadas nacionales o extranjeras en la extracción de crudo”.

jesus.rangel@milenio.com