Estira y afloja

El IPAB, socio (¿incómodo?) de los bancos

Marcos Alejandro Martínez Gavica es desde ayer presidente ejecutivo y director general del Grupo Financiero Santander, después de que en la asamblea general extraordinaria de accionistas se aprobó la reforma total de los estatutos sociales para “incluir y/o ajustar” la normativa de la reforma a la Ley para Regular las Agrupaciones Financieras publicada en el Diario Oficial de la Federación el pasado 10 de enero de 2014.

También se votó por la modificación al convenio único de responsabilidades de la agrupación que será entregado a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y autoridades que se requiera para su autorización y aplicación.

Lo aprobado no es cualquier cosa, porque esto significa que, por ejemplo, cualquier socio acepta que sus acciones se puedan dar en garantía a favor del Instituto para la Protección del Ahorro Bancario (IPAB), como lo prevé el artículo 120 de la nueva legislación, y su conformidad para que, en caso de incumplimiento “en el pago oportuno que la sociedad deba cubrir al IPAB”, sus acciones puedan transferirse al propio instituto.

En pocas palabras, que el IPAB se convierta en socio. Los títulos representativos del capital social de la agrupación financiera deberán incluir el contenido de esta obligación como protección de los intereses del público ahorrador, del sistema de pagos y del interés público.

Además, si la sociedad registra pérdidas, el IPAB tomará como garantía, por el monto equivalente a la pérdida de la institución bancaria, bienes de la sociedad controladora o acciones representativas de la misma o de cualquiera de las integrantes de la agrupación consideradas a su valor contable conforme a los últimos estados financieros auditados disponibles.

Lo que se aprobó ayer en la asamblea incluye también que las entidades financieras integrantes del grupo “no podrán directa o indirectamente invertir en el capital social del mismo ni de ninguna otra que sea accionista del grupo o de las demás participantes del grupo”, y en las futuras asambleas generales de accionistas no se tratarán asuntos bajo el rubro de generales o equivalentes.

Solo podrán ser integrantes de la agrupación aquellas entidades financieras en que la controladora mantenga directa o indirectamente más de 50 por ciento de las acciones representativas de su capital social, y no podrá establecer sucursales o subsidiarias fuera del territorio nacional.

Así las cosas, el corporativo tiene Banco Santander, Casa de Bolsa Santander, Santander Consumo, Santander Hipotecario y Santander Vivienda.

jesus.rangel@milenio.com