Estira y afloja

La Gran Maqueta de la Ciudad de México

Es cuestión de días para que se inaugure Futura CDMX, un centro interactivo con alta tecnología que permite visualizar la evolución histórica de la Ciudad de México, visitar sitios emblemáticos con imágenes de todas las delegaciones captadas a través de drones y que servirá para la futura planeación urbana del Distrito Federal.

La idea del proyecto es de Fernando Aboitiz Saro, titular de la Agencia de Gestión Urbana, quien convenció al jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, de remodelar el ex Teatro de las Vizcaínas en el Centro Histórico y contar con un escenario que impulse el turismo, la cultura, la ciencia y la tecnología, y se convierta en el primer Centro de Estrategia Urbana con apoyo de acervos de la UNAM, el IPN y organismos privados.

Este tipo de centros interactivos existe en ciudades como Shanghái, Beijing, Nueva York, Berlín, Roma y Río de Janeiro. El atractivo central es la Gran Maqueta de la Ciudad de México ubicada en un auditorio para 240 personas que podrán admirar la transformación del DF con videos e iluminación especial desde la llegada del águila a lo que sería México Tenochtitlan hasta nuestros días, con los modernos edificios en Paseo de la Reforma y el desarrollo de Santa Fe.

Es una representación física a una escala de 1 a 2 mil 500 de 18 metros de largo por 13 de ancho donde se aprecian con claridad calles, avenidas, rutas de transporte público, delegaciones, redes hidráulicas, ciclovías, edificios, lagos, bosques y la saturación territorial de la capital del país.

Sin duda será un elemento clave para revivir la discusión tradicional de cómo debe crecer la Ciudad de México, hacia arriba con grandes edificaciones o hacia los pocos espacios que quedan.

Los niños y jóvenes estudiantes podrán conocer cifras de habitantes por colonia, número de escuelas y centros de salud, y realizar un viaje virtual por diferentes zonas que fue realizado con drones. Tecnología de punta para el estudio y la consulta que se pondrá analizar vía internet.

La Secretaría de Obras y Servicios del DF, a cargo de Edgar Tungüí, rescató el ex Teatro de las Vizcaínas. De un nivel de altura se llegó a cuatro para optimizar su funcionamiento; originalmente tenía una superficie de 820 metros cuadrados y una altura de 7 metros y ahora cuenta con 2 mil 806 metros cuadros y 14 metros de alto. Se restauraron muros de tabique rojo en la fachada y la puerta principal es de cancelería y vidrio templado.

La inversión fue de 62 millones de pesos.

jesus.rangel@milenio.com