Estira y afloja

“La Gas”, registro de marca para gasolineras

Hoy todas las estaciones de servicio de gasolinas, independientemente de que sean privadas, tienen el nombre externo de Pemex, por la simple razón de que son franquiciatarias de la petrolera y venden sus productos.

Lo novedoso es que ya hay empresarios del sureste del país que se alistan a la apertura y ya registraron el nombre comercial de sus instalaciones: La Gas. No hay más detalles.

Le recuerdo que el presidente de la Asociación Mexicana de Proveedores de Estaciones de Servicios, Víctor Luqueño, informó en días pasados que habrá inversiones anuales por mil millones de dólares en nuevas gasolineras del país en los próximos cinco años y que la meta es abrir mil estaciones. Al cierre de 2013 el registro es de 10 mil 485 estaciones.

Ahora bien, si la apertura total de este tipo de negocios es para 2017, ¿para qué registrar nuevas marcas? Si las secretarías de Economía, de Relaciones Exteriores y de Hacienda dan el visto bueno, ¿podrán desde ya ofrecer el servicio y vender gasolinas con su nombre propio, su símbolo y colores?

Hay que ir por partes. El esquema de franquicias Pemex se constituyó el 18 de marzo de 1992 bajo contratos. Esto significa que pueden renovarse los acuerdos legales o bien, y sí es posible, que la nueva empresa, con nuevo nombre y que ya no colocará la palabra Pemex y su logo en el negocio, tendría que lograr un acuerdo con la petrolera, a sabiendas de que por ahora es la única autorizada a permitir la venta de primera mano.

El diputado Juan Bueno Torio me recuerda que las reformas energéticas aprobadas permiten que en 2017 cualquier empresario, si así lo desea, pueda importar gasolinas de Estados Unidos o de otros países
para venderla en cualquier parte del país.

—Si algún empresario renueva ahora su contrato con Pemex, ¿puede vender gasolina con presentación diferente en su negocio? ¿Si es nueva empresa lo puede hacer?

—Puede hacerlo. La ley no lo impide. El punto es saber si Pemex le quiere vender el producto a sabiendas de que ya no habrá ninguna identificación de su marca. Vamos a ver cómo evoluciona el tema. Hay que recordar que Pemex no pretende perder el mercado que tiene y que seguramente ofrecerá facilidades para que los distribuidores vendan sus productos en las estaciones de servicio.

En breve empezaremos a ver cambios y definiciones en ese renglón, el de las gasolinas. No se debe olvidar de un hecho: cuando a usted le venden gasolinas que no son de un litro, la queja es contra Pemex y no contra la empresa franquiciataria. Mañana las cosas ya no serán así.

jesus.rangel@milenio.com