Estira y afloja

Fainé será clave en el consejo de Repsol

El 18 de diciembre de 2012 la española Repsol registró ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), del Banco Mundial, una solicitud de inicio de procedimiento de arbitraje por la expropiación de la petrolera argentina YPF en abril de ese año. Se constituyó el tribunal respectivo, presidido por el mexicano Claus von Wobeser, y el 26 de agosto pasado se decidió esperar “observaciones adicionales” sobre la propuesta de solución al conflicto de intereses.

En este ambiente de espera, ayer sorpresivamente se anuncia en Buenos Aires que se llegó a un “principio de acuerdo” sobre las compensaciones relativas a la expropiación de 51 por ciento del paquete accionario de YPF, que “implicará fijar el monto de la compensación y su pago con activos líquidos”, además de desistir ambas partes de las acciones legales.

En las negociaciones participaron funcionarios de los gobiernos de Argentina, España y México. Ahí estuvo el director general de Pemex, Emilio Lozoya, pero no asistió el presidente de Repsol, Antonio Brufau; el que sí estuvo fue Isidro Fainé, presidente de la Caixa y principal accionista de la petrolera española.

Este miércoles, en Madrid, se reunirá el consejo de administración de Repsol para analizar el preacuerdo y tomar una decisión sobre el tema. Ayer cerró el precio de las acciones en 18.45 euros, una baja de 1.08 por ciento respecto al viernes pasado.

Fuentes consultadas señalan que la caída en el precio y el acuerdo en principio son elementos que pesan negativamente sobre Brufau, quien había pedido una compensación de 7 mil millones de euros al gobierno argentino por la expropiación de 51 por ciento del capital social de YPF, equivalentes a 200 millones 590 mil 525 acciones. El precio de las acciones en Argentina cerró ayer a 225 pesos, lo que significa un valor total de 45 mil 132 millones 868 mil 125 pesos argentinos, equivalente a alrededor de 7 mil 423 millones de dólares; en España se estima que el acuerdo alcanzado ayer es por 5 mil millones de dólares.

En junio pasado Pemex intentó mediar entre las dos petroleras, al llevar al consejo de administración de Repsol una propuesta que fue rechazada por unanimidad al considerarse “insatisfactoria” y “basada en activos sobrevalorados”. La semana pasada Lozoya Austin se lanzó contra Brufau y los millonarios ingresos que tiene.

En la reunión de consejeros de este miércoles el tema central será la propuesta anunciada, más que las diferencias entre ambos dirigentes. Fainé será clave.