Estira y afloja

Etiquetado y publicidad contra obesidad

El pasado 14 de febrero se conocieron las reformas al Reglamento de Productos y Servicios y al Reglamento de Publicidad. Hoy se publican en el Diario Oficial de la Federación los lineamientos obligatorios para los fabricantes y productores de refrescos, botanas, chocolates, confites y bebidas saborizadas en materia de etiquetado y publicidad, con el propósito de conocer con exactitud el contenido calórico de un producto y su calidad nutrimental.

Naturalmente estos cambios radicales están integrados en la Estrategia Nacional para la Prevención y Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, anunciada por la Secretaría de Salud, que encabeza Mercedes Juan López. Los diagnósticos sobre el tema revelan que, “por su magnitud, frecuencia y ritmo de crecimiento, la obesidad (30 por ciento de la población) y las enfermedades crónicas no transmisibles, y de manera particular la diabetes (10.8 millones de adultos), representan ya una emergencia sanitaria”.

Las nuevas reglas en publicidad para botanas, chocolates, confites y bebidas saborizadas plantean un periodo de tres meses para que se cumplimenten; para otras categorías (sopas, lácteos, cereales, aceites y demás) los lineamientos serán obligatorios desde el primero de enero de 2015. En cuanto al etiquetado, a partir de mañana podrá incluirse el sello nutrimental, y como fecha máxima para que todos los productos incluyan el etiquetado frontal se definió el 15 de febrero de 2015.

La publicidad de los productos alimenticios y bebidas que cumplan con los criterios nutricionales que emitirá la Secretaría de Salud podrá transmitirse en televisión y cines de lunes a viernes de 14:30 a 19:30, y los sábados y domingos de 7:00 a 19.30 horas.

A consecuencia de las nuevas normas, se deberá presentar con claridad el contenido energético del total del envase y de la porción; el número de porciones contenidas en el producto; el contenido calórico del total del envase y de la porción, y el porcentaje que representa el contenido calórico en una ingesta diaria recomendada.

Un ejemplo claro del impacto informativo calórico nuevo se observa en una lata de 355 mililitros de Coca Cola. Hoy dice que aporta 149 calorías (7 por ciento) y 37 gramos de azúcares (41 por ciento), y con el cambio deberá decir que contiene azúcares totales por 149 calorías (41 por ciento) y se elimina el 7 por ciento.

Hay que decir que Pepsi Cola no proporciona ninguna información calórica o de grasas. Hoy estará obligada a hacerlo en todos sus productos.

jesus.rangel@milenio.com