Estira y afloja

Estabilidad y crecimiento sano

Las palabras del presidente Enrique Peña Nieto en la reunión para celebrar los 20 años de la autonomía del Banco de México son de gran trascendencia, porque frenan las especulaciones de reformas constitucionales para que el banco central también tenga como objetivo impulsar el crecimiento económico y el empleo.

Las afirmaciones son contundentes: “respeto a la autonomía del Banco de México” y “respaldo al mandato único” de la institución, que es la estabilidad de precios.

El jefe del Ejecutivo recordó que antes de la autonomía del Banxico había una política de “discrecionalidad en el uso del crédito primario”, fuente principal de crisis recurrentes y de inflación. Hay que recordarlo, los gobiernos usaron la institución como caja chica para emitir billetes y monedas y solventar déficit en las finanzas públicas y crecimiento en la deuda pública.

No había llenadero ni compromiso con la estabilidad macroeconómica. En los 70, 80 y parte de los 90 subían los salarios y también los precios, con la pérdida constante del poder adquisitivo; se elevaban las tasas de interés, la deuda interna y externa, el déficit gubernamental, el desempleo, la especulación y el desbarajuste. La decisión presidencial es garantía de estabilidad.

Y también es de gran importancia el señalamiento del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, en el sentido de que “existe una comunicación cotidiana y fluida entre el gobernador (Agustín) Carstens y un servidor, y entre las distintas áreas de la secretaría y el Banco de México”. Esto debe acabar con ese perverso oficio del rumor. Hay diálogo, no enfrentamiento entre estos dos funcionarios que velan por el crecimiento sano.

La respuesta del doctor Carstens tenía que ser como fue: “La autonomía (de Banxico) cierra la posibilidad de que los déficit fiscales se financien con crédito del banco central”.

Y aunque no se dijo, esto último significa que para atender la falta de recursos públicos se tendrá que emprender una reforma fiscal que solvente con recursos sanos al gobierno, más allá de los ingresos petroleros. En eso estamos como país.

CUARTO DE JUNTO

Es cierto, en 2008 la misma revista Euromoney otorgó también la distinción de banquero central a Guillermo Ortiz, actual presidente del Grupo Financiero Banorte, quien ya prepara la agenda de trabajo de la próxima reunión plenaria de consejeros para noviembre… Hoy, la Asociación Nacional de Telecomunicaciones anuncia el programa de reciclaje de celulares, en el Centro Banamex, con apoyo de Telefónica México.