Estira y afloja

Enredos de Oceanografía en Singapur y más

El fraude causado por Oceanografía a Banamex puede extender sus repercusiones más allá de Estados Unidos y abarcar Singapur y Luxemburgo, por lo menos, una vez que garantizó emisiones de bonos de dos subsidiarias que dejaron de pagar intereses.

Le puedo informar que en 2012, durante la administración de Juan José Suárez Coppel, se hicieron cambios en los esquemas de contratación en Pemex para “favorecer el contenido local y a los jugadores con prácticas más institucionales y mejores estructuras de capital”, según un informe de Grupo Axis, que realiza inversiones en capital de riesgo.

Entre los contratistas mexicanos que podrían considerarse como “jugadores selectos” bajo los nuevos lineamientos estarían precisamente Oceanografía, además de Grupo R, Protexa, Pemsa y Cotemar; por parte de los extranjeros estarían Weatherford, Baker Hughes, McDermott y Schlumberger.

Axix Capital Management señala que las características de las jugadoras mexicanas es que son “empresas familiares, sin un financiamiento bien estructurado y altamente apalancados”. De las extranjeras apunta que “tienen problemas al trabajar bajo los SOP de Pemex y no usan equipo de última generación”.

Destaca el hecho de que a pesar de las “características” señaladas, Oceanografía sería considerada como un “jugador selecto”. Es un tema que debe incluirse en la investigación sobre fraude y presunto lavado de dinero.

La maquinación financiera utilizada por Amado Yáñez, presidente de Oceanografía, no solo era compleja dentro de México. En el exterior utilizó a dos subsidiarias: OSA Goliath (su registro está en Singapur) y Caballo Marango para emitir bonos con garantía de barcos y de Oceanografía. En marzo de 2008 colocó 335 millones de dólares con vencimiento en julio de 2015 con apoyo de Pareto Securities; en enero de 2013 emitió 160 millones de dólares con vencimiento en septiembre de 2018; el agente colocador fue el banco de inversión Morgan Stanley.

No es cualquier cosa. El fondo de inversión The Aegis High Yield informó a sus inversionistas el 21 de enero pasado que 4.5 por ciento de su cartera (la participación más grande) está integrado por bonos de la emisión de 160 millones, que paga 12 por ciento de intereses y tienen como garantía el barco submarino OSA Goliath. Yáñez tenía en mente competir en el mercado de barcos submarinos.

Por cierto, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores tiene una ficha en el Registro Nacional de Valores folio 3217 que solo dice: Oceanografía, SA de CV. Mañana le platico más.

jesus.rangel@milenio.com