Estira y afloja

P&G y el sobrecito purificador de agua

El nuevo informe del Banco Mundial sobre el cambio climático, el agua y la economía es simplemente una advertencia tras otra y otra. Dice: "A menos que se adopten medidas en el corto plazo, el agua comenzará a escasear en regiones donde hoy es abundante, como África central y Asia oriental, y la escasez se intensificará considerablemente en regiones donde el agua ya es un recurso escaso, como Oriente Medio y el Sahel, en África".

En México hay desperdicio de agua, hay escasez en muchas zonas del país y lo peor es que no hay conciencia para revertir el problema.

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, destaca que "la escasez de agua constituye una amenaza importante al crecimiento económico y la estabilidad en el mundo, y el cambio climático está agravando el problema". En el documento se agrega que la falta de agua, o el consumo de mala calidad, agrava los déficits nutricionales y los impactos sobre la salud en niños pequeños.

La problemática se agrava porque el crecimiento de las poblaciones y la expansión de las ciudades provocarán una demanda exponencial de agua donde la gestión de recursos hídricos es errática e incierta.

Por lo mismo, cobra importancia el programa sin fines de lucro de Procter & Gamble (P&G), Agua limpia para los niños, que ha entregado 10 mil millones de litros de agua potable desde 2004 (en México 50 millones de litros) y donará un millón de dólares para financiar un aumento de 100 millones de litros de agua limpia.

Marcio Andreazzi, presidente y director general de P&G México, presentó ante representantes del gobierno, legisladores, empresarios y organizaciones civiles, el sobrecito purificador de agua P&G que transforma agua sucia y contaminada en 30 minutos y proporciona suficiente agua potable para una familia de cinco personas durante un día.

Ese purificador, del tamaño de una bolsita de té, tiene el poder de una planta de tratamiento de agua para 10 litros. "Mata con eficacia bacterias y virus, y además remueve parásitos, arsénico, suciedad y otros materiales sólidos".

El empresario afirma que "el agua potable puede mejorar la salud de las personas, ayuda a los niños a que permanezcan en la escuela y ofrece mejores oportunidades económicas para sus familias".

El programa Agua limpia para los niños apoya a comunidades sin acceso a líquido potable en Chiapas, Puebla, Oaxaca y Estado de México, y da respuesta a situaciones de emergencia como los huracanes Odila, Ingrid y Manuel.

Más que una gota en el desierto.

jesus.rangel@milenio.com