Estira y afloja

El “testamento de vida” bancario

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y demás organismos multilaterales dejaron en claro la semana pasada que se mantienen los riesgos para alcanzar la estabilidad financiera mundial que se ha buscado año con año desde 2008.

Por eso continuarán los esfuerzos para la reforma financiera, incluidas las estrictas normas de Basilea III para las instituciones bancarias, con el propósito de "reforzar la capacidad de resistencia del sistema financiero".

En ese contexto se enmarca lo que hizo Citigroup y que ayer le mencioné: fue el único gran banco de EU que obtuvo una calificación satisfactoria en el llamado "testamento en vida". No fueron palomeados los programas de Bank of America, Bank of New York Mellon, JP Morgan Chase y State Street and Wells Fargo.

Ese esquema es consecuencia de la Ley Dodd-Frank publicada en 2010 y, como le dije, es la estrategia del gobierno para evitar que los grandes bancos quiebren, y si quiebran que lo hagan de manera ordenada y se evite un rescate con recursos públicos. El gobierno del presidente Barack Obama utilizó miles de millones de dólares en apoyo a su sector financiero.

Citi demostró que un banco considerado sistémico y con un gran número de operaciones globales puede conseguir una calificación aprobatoria por sus adecuados procesos internos y de control, sus adecuados niveles de capitalización y su estrategia a mediano plazo.

La citada ley menciona que el gobierno, concretamente los órganos reguladores como la Reserva Federal y el FDIC (Fondo de Garantía de Depósitos), deben aumentar la supervisión a las compañías financieras consideradas "sistémicamente relevantes", para evitar una crisis en el futuro. Eso significó una vigilancia mayor, nuevos requerimientos de capital y tests de estrés anuales, además de la entrega del "testamento de vida" (living will), un documento con planes detallados sobre cómo enfrentaría cada uno de los bancos una crisis grave y una eventual quiebra.

CUARTO DE JUNTO

Sí Vale afirma que enfrenta una campaña de desprestigio por parte de los competidores frente al 38 por ciento que tiene en el mercado de vales. Por lo pronto, el 11 de abril Francisco Vázquez, secretario general del Sindicato de Servidores Públicos del Ayuntamiento de Zapopan, le pidió al director de Recursos Humanos, Guillermo Mauleón, que cambie a Sí Vale por otra tarjeta, porque en varias tiendas comerciales, como Walmart, les dicen al comprar despensas que "su tarjeta no pasa, existe un problema con MasterCard".


jesus.rangel@milenio.com