Estira y afloja

EU agrava la crisis petrolera en México

La producción de petróleo crudo registra una caída constante desde 2007, cuando se alcanzó 3 millones 76 mil barriles diarios. Al cierre del pasado abril la cifra fue de 2 millones 477 mil barriles, lo que significa una baja de 599 mil barriles; el gobierno afirma que al concluir el sexenio se regresará a la producción de 3 millones en promedio.

La baja en la producción de enero a abril de este año fue de 27 mil 883 barriles diarios e impactó el crecimiento. Es uno de los factores que señala el secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, para justificar por qué disminuyó la expectativa de crecimiento del PIB de 3.9 a 2.7 por ciento.

Si 27 mil barriles hicieron lo que hicieron, imagínese lo que han hecho 599 mil barriles que ya no produce Pemex desde 2007. Se ha perdido mucho potencial de crecimiento.

Y si esto es importante, debe preocupar más lo que pasa en el tema de las exportaciones de crudo, sobre todo con EU, que está reconvirtiendo todos sus procesos productivos para usar gas (barato) en lugar de petróleo y derivados. Supongo que esa es la razón de por qué las exportaciones de crudo mexicano a ese país bajaron de un millón 482 mil barriles diarios en 2004 a 685 mil barriles en abril pasado.

La diferencia es de 797 mil barriles menos. La caída debería preocuparnos mucho, porque significa menos recursos para el gobierno, y la tentación para sustituirlos es aumentar deuda, más impuestos, más déficit público o reducir el gasto. El punto es que en enero las ventas de crudo a EU fueron de 937 mil 418 barriles diarios y en abril se redujeron a 685 mil 86 barriles, una baja de 252 mil 332 barriles, más que el ajuste en la producción.

Los analistas de Bank of America Merrill Lynch destacan que el petróleo representó 6 por ciento del PIB real en 2013, y estiman que la producción se “recuperará sustancialmente en algunos años por la reforma energética”, pero que “en el corto plazo la caída en la producción es un riesgo a la baja para el crecimiento”.

Comentan otro aspecto importante: “México cubre el precio del petróleo cada año (85 dólares diarios por barril para 2014), pero no tiene coberturas frente a una caída en la producción o en las importaciones estadunidenses”.

Por lo pronto, hay que destacar que ya inició la construcción del gasoducto El Oro-Topolobampo, con una inversión de 5 mil 300 millones de pesos, y que la CFE se compromete a dotar de gas natural a la planta de fertilizantes más grande de América Latina, ubicada en Sinaloa.

jesus.rangel@milenio.com