Estira y afloja

EIBE no ha cometido delito

El apoderado legal de la empresa Electrónica Informática Brasil España (EIBE), licenciado Eduardo Cervera Aguirre, de la que escribí el pasado 25 de agosto, envió una larga carta de la que escogí los siguientes párrafos por el espacio de la columna:

“Resulta falsa la afirmación en cuanto a que la multa impuesta a EIBE sea la más alta impuesta por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), ya que existen procedimientos a lo largo de los años donde multas iguales han sido impuestas a diversas sociedades o empresas resultando en algunos casos que las mismas han sido revocadas por ser ilegales, como lo será la que nos ocupa…

“La sanción impuesta por el IMPI no fue declarada por reincidencia, ya que la misma versa (de manera ilegal) sobre una sanción de un acto que ya ha sido sancionado, asimismo, en términos de la Ley de la Propiedad Industrial, la reincidencia solo se puede dar una vez que la resolución por la cual fue declarada la infracción administrativa haya quedado firme, a lo cual manifestamos que las resoluciones a los procedimientos de infracción administrativa emitidas por el IMPI, se encuentran subjudice, pues EIBE las impugnó el pasado mes vía Juicios de Nulidad ante la sala Especializada en Propiedad Intelectual del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa en el Distrito Federal, las cuales ya le fueron notificadas al IMPI, quedando pendiente de resolución por parte de dicha autoridad, y quedando a su vez objetar dicha sentencia por medio del juicio de amparo; es por lo anterior, que lo afirmado en dicha nota se encuentra muy lejos de la realidad.

“Manifestamos que la supuesta posibilidad de la imposición de clausuras a salas o …casinos donde operan esas máquinas…, de acuerdo a los hechos aclarados por medio de la presente, es, al día de hoy, imposible e irreal, en virtud de que los casinos no son parte del procedimiento del cual emana dicha resolución, lo cual manifiesta no solo una falsedad, sino el ataque directo a los clientes de mi representada de manera infundada e ilegal, generando daño moral cuantificable tanto a ésta como a los usuarios de las máquinas.

“Igualmente aclaramos que en este momento no existe ninguna conducta que pudiera llegar a tipificarse como delito conforme a las disposiciones de la Ley de la Propiedad Industrial, toda vez que los actos reclamados son infracciones administrativas.

“…Requerimos la corrección y retractación de los hechos falsos que no solo son dudosos y obscuros, sino inclusive contrarios a la ley…”

jesus.rangel@milenio.com