Estira y afloja

Desacuerdo de Banamex y Pemex en Oceanografía

La sentencia del juez del concurso mercantil de Oceanografía, Felipe Consuelo Soto, para revivir el corporativo de servicios petroleros, sí tiene sorpresas y obstáculos.

La más importante, según lo confirmó ayer el abogado de la empresa, Fernando Martínez de Velasco, al periodista Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula, es que el ex dueño Amado Yáñez sí puede mantenerse como socio minoritario de Oceanografía, y que éste no cometió “ningún delito” porque el fraude no existe.

Otra sorpresa: según el mismo abogado, Banamex interpuso apelación en el primer tribunal unitario, y le puedo adelantar que Pemex también presentó un recurso legal sobre el tema, digamos con simpleza que de inconformidad. Le recuerdo que no tuvo daño patrimonial, pero en la sentencia se le obliga a renovar y renegociar
contratos de servicios con Oceanografía.

No me parece lógico que un juez obligue a una empresa, en este caso a Pemex, a realizar negocios para salvar de la quiebra a otro y tenga viabilidad financiera.

Tercera sorpresa: los socios con mayor participación accionaria en el nuevo capital social de Oceanografía serán fondos de inversión extranjeros y empresas constructoras de barcos. Los tres principales acreedores son Ashmore Group y subsidiarias, un manejador de inversiones en mercados emergentes, con 7.64 por ciento; Hoop Lobith International BV, de Países Bajos, armador de barcos, con 7.51 por ciento, y Grupo Financiero Banorte y subsidiarias, con 4.75 por ciento.

Por lo que se refiere al barco Golliat, quedó claro que no está incluido dentro de la flota que podrá usar Oceanografía. Las embarcaciones que sí utilizará son Amado Daniel, Caballo As de Oros, Caballo Criollo, Caballo de Mar, Caballo de Trabajo, Caballo Galiceño, Caballo Genitor, Caballo Lusitano, Caballo Marango, Caballo Maya, Caballo Siete Leguas, Caballo Xanthus, DLB 801, Don Alfonso, Don Amado, Don Daniel, Endeavour y Milissa.

Por cierto, la dirección de Procura y Abastecimiento de Pemex, a cargo de Arturo Henríquez, la nueva área creada por el director general Emilio Lozoya, es la que tendrá que ver mucho con los contratos relacionados con la nueva Oceanografía. Ha dado muy buenos resultados, como se demuestra por el ahorro de 40 mil millones de pesos en la gestión de contratos multianuales. Solo para 2014 y 2015 el beneficio será de 25 mil millones.

Por cierto, para mayor control, el SAT autorizó monederos y tarjetas de combustible para la adquisición de gasolinas. Serán deducibles al 100 por ciento.

jesus.rangel@milenio.com