Estira y afloja

Cuba y los efectos en el turismo

La secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu, no participó en el proceso interno priista por la gubernatura de Guerrero por una sola razón: se convirtió en una pieza clave para la economía nacional ante la caída de los ingresos petroleros.

En estos momentos se encuentra en Davos, Suiza, en el Foro Económico Mundial, para promover el sector turístico nacional en la mesa sobre riesgos geopolíticos, de seguridad y pandemias que afectan al comercio y los viajes.

El sábado tendrá un almuerzo con mil 600 líderes y empresarios de diversos países que asisten a la reunión y son convocados por el Consejo de Promoción Turística de México. Hay que recordar que en mayo próximo se realizará en la Riviera Maya el Foro Económico Mundial de Latinoamérica.

Pues bien, el trabajo desarrollado por Ruiz Massieu ha sido fundamental para evitar que la inseguridad y el caso Ayotzinapa ahuyentaran el turismo extranjero. Se preveía que entre 2013 y 2014 visitaran al país 20 millones de turistas, la cifra superó los 24 millones.

Todo sabemos que nuestro país tiene muchas riquezas turísticas y culturales que podemos presumir en todo el mundo. Falta mucho por hacer, pero el camino que se ha seguido es el correcto. El sector ingresó en 2014 casi 18 mil millones de dólares, recursos que cobran mayor importancia por la disminución de los ingresos petroleros ante la baja del precio de la mezcla de exportación mexicana, que ayer cerró en 38.18 dólares el barril.

La secretaria ya elabora una estrategia completa, con todos los involucrados en el sector, para evitar que Cuba se convierta en un elemento negativo para el turismo de Cancún y la Riviera Maya, una vez que Estados Unidos levantó el embargo y redimensionó las relaciones bilaterales con el gobierno de la isla.

Con Bill Clinton el número de turistas de Estados Unidos que viajó con visa especial a Cuba llegó a 200 mil. George Bush restringió las autorizaciones después del 11-S, y se estima que ahora, en la era de Barack Obama, el total de visitantes estadunidenses a La Habana no pasa de 50 mil.

El punto es que, de acuerdo con análisis especializados, el número de turistas de EU hacia Cuba puede aumentar a 2 y 3 millones de personas. Muchos quieren conocer más La Habana que Rusia y muchos más son migrantes cubanos que tienen familia en la isla.

Se tiene que integrar una política más agresiva de México en el exterior para presumir lo que tenemos, y tiene que haber más capacitación en todo el sector para atender bien a los visitantes. Se dice fácil, pero…

jesus.rangel@milenio.com