Estira y afloja

Conectar personas y cosas, reto de AT&T

La empresa estadunidense AT&T viene por todo y con todo. No le voy a comentar los servicios de red móvil de alta velocidad que ofrecerá con inversiones en los próximos años por casi 3 mil millones de dólares, sino de otros esquemas que va a implementar.

En breve, dijo ante el presidente Enrique Peña Nieto el principal dirigente de la empresa, Randall Stephenson, se implementará la campaña conocida Puede esperar (It Can Wait) en la Ciudad de México, que tiene gran éxito en Estados Unidos.

Esa campaña es muy importante porque tiene el objetivo de “sensibilizar a la población sobre los riesgos de enviar mensajes de texto mientras se conduce. Ningún mensaje de texto vale una vida”.

La empresa también se convertirá en el primer proveedor de telefonía móvil en México en colaborar con la iniciativa Alerta Amber a escala nacional. Todos los usuarios de Iusacell, Nextel y Unefon recibirán mensajes de texto cuando un menor de edad desaparezca en áreas cercanas a su entorno.

El dirigente empresarial también anunció que se invertirá para ayudar a que estudiantes mexicanos sean exitosos en el ámbito académico y estén preparados para entrar a la fuerza laboral. Se “incluirán contribuciones corporativas involucrándonos, para estos fines, con organizaciones de clase mundial. Los estudiantes de preparatoria podrán desarrollar habilidades laborales a través de nuevas oportunidades de aprendizaje, que los prepararán para un trabajo y les enseñarán sobre opciones de carreras”.

Por otro lado, AT&T tiene ya en mente inducir a los clientes mexicanos a ser partícipes de las nuevas oportunidades de conexión detectadas: el cambio en las comunicaciones ya no solo trata de conectar a las personas; se trata de conectar cosas que no se han conectado a internet antes”.

En EU ya se tienen 22 millones de dispositivos conectados a la red que ayudan a las compañías navieras a monitorear y rastrear sus contenedores en cualquier parte del mundo, alimentados por una combinación de baterías, células solares y energía cinética con una expectativa de vida útil de 10 años.

Ralph de La Vega, presidente y ejecutivo principal de AT&T Mobile & Business Solutions, comentó recientemente sobre el tema. El sistema que tienen incluye conectar servicios con carros, casas, relojes, alarmas, monitores, sensores y otros. “Los analistas predicen que para 2020 habrá desde 20 hasta 50 mil millones dispositivos conectados en todo el mundo y un mercado global de 1.7 billones de dólares”.

jesus.rangel@milenio.com